El cuestionado ex ministro de economía negó que haya tenido un encuentro con Macri y que lo haya asesorado. Además aseguró que al Gobierno le falta una buena “organización” de la economía

Luego de que creciera un rumor sobre una supuesta reunión, Domingo Cavallo, ex ministro de Economía, desmintió que haya mantenido un encuentro con el presidente Mauricio Macri y, tras analizar la situación económica del país advirtió: “En unos años puede haber otro 2001”.

En un entrevista con A Dos Voces, aseguró que la última vez que lo vio al mandatario fue “hace 4 años” al lado de su oficina porque “entraba a la casa de su madre” en tanto que atribuyó los dichos a “un invento para atarcar” tanto a Macri como a él mismo. “Los que dicen que yo recomiendo llevar el dólar a 30 pesos nunca leyeron mi blog y mis comentarios”, se quejó.

El ex funcionario de Carlos Menem y Fernando de la Rúa habló luego de una jornada en donde el dólar se volvió a disparar hasta alcanzar el máximo histórico de $ 21,52 en el mercado minorista y a $ 21,18 en el mayorista en tanto que la tasa de interés del BCRA alcanza los 300 puntos básicosy cuando ya son casi 5.000 millones de dólares de las reservas que el Central vendió en la última semana de abril y el arranque de mayo.

En este contexto, el ex ministro pronosticó una posible crisis como la de diciembre de 2001 “en unos años” ya que, según su evaluación, al Gobierno le falta “una buena organización de la economía y también un plan” si es que quiere “resolver los problemas heredados”.

“El 2001 puede venir en unos años. Hay que tener un economista que conozca historia, que tenga experiencia y que tenga una comprensión general de la economía. Hoy falta un ministro de economía. Lo puede reempalzar con el jefe de Gabinete y los dos vicejefes, pero el Presidente no puede pretender ser él ser ministro de Economía y no tomar las medidas necesarias. Ese error ya lo cometió Nestor Kirchner, que creía que él podía manejar la economía. Un presidente tiene demasiados temas. Algunos Macri los maneja muy bien, como la política exterior”, explicó.


En medio del tenso clima por el aumento de tarifas, Cavallo utilizó la situación como ejemplo para esclarecer su concepto de organización: “Con las tarifas, por ejemplo: las habían congelado Duhalde y Kirchner. Ellos ahora las aumentan. Pero ¿cuáles son las reglas futuras? Lo primero que tendrían que haber hecho es organizar los mercados mayoristas energéticos haciéndolos funcionar de la forma como funcionaron hasta el año 2001

Y añadió: “Aranguren podrían haber sido un buen presidente de YPF, es un hombre honesto, no creo en los ataques que le hacen, pero no entiende el funcionamiento de un sistema petrolero. Lo primero que hay que hacer es definir las reglas del juego de la economía: cómo tiene que manejarse el BCRA y el tesoro”.

En este marco, criticó la visión económica del presidente del BCRA, Federico Struzenegger, porque consideró que “los supuestos de los que parte son equivocados” al tiempo que explicó que “sostener que la volatibilidad cambiaria disminuye la demanda de dólares es no conocer la economía argentina”.

Afirmó, además, que no tiene intenciones de asesorar a Cambiemos en un futuro sino que anhela que “aprovechen la experiencia” y sus “conocimientos“. “Por el bien de la Argentina”, justificó.

Cavallo insistió en remarcar que los funcionarios deben conocer la historia económica del país y comentó que le envió al presidente y a su equipo su propio libro titulado “Historia Económica de la Argentina” con ese objetivo. “Uno de los déficit más grandes que tiene este equipo es que no conocen la historia económica argentina, salvo Lucas Llach. Hay gente preparada, técnicamente, pero nadie que tenga una interpretación acabada de la historia argentina de los últimos 30 años para no cometer errores”, argumentó.

Se refirió puntualmente al corralito, medida que fue parte de su política económica, y la defendió porque de acuerdo a su análisis “el corralito no impedía el uso del dinero y no lo desvalorizaba el absoluto” y atribuyó las pérdidas de dinero de esa época a “la pesificación de Duhalde“.

Comentarios

comentario/s