Esta fabulosa foto histórica de nuestras ciudades de Necochea y Quequén muestran las tareas llevadas a cabo en la etapa previa de lo que fueron las labores de construcción y montaje del Puente Colgante, uno de los tres puentes que unen estas comunidades situadas en la desembocadura del Río Quequén.

El bello y espectacular Puente Colgante, ese que aún nos deslumbra y que fue un ícono para aquella Argentina de inicios del siglo pasado, fue inaugurado el 21 de julio de 1929. Había sido abierto al tránsito ya en noviembre de 1928, para complacencia de los pobladores de ambas márgenes.

La provisión de material metálico y armamento de obra estuvo a cargo de la compañía francesa “Chantier et Atelier, de la Gironde”.

La estructura metálica fue construida en las Usinas de la Compañía en Francia, fue fabricada en secciones del mayor tamaño posible, compatibles con las exigencias de embarque y transporte.

Todo el material se cargó en Cherburgo, a bordo de los barcos nacionales “Pampa” y “Bahía Blanca”, siendo desembarcados en el Puerto de Quequén y llevados hasta la obra por esas embarcaciones, remolcadas 5 kilómetros río arriba.

Comentarios

comentario/s