El proyecto de ley que quita los impuestos en las tarifas de luz y agua obtuvo su aprobación en la Cámara baja. 

De esta manera, los usuarios pagarán un 6 por ciento menos en el precio de sus boletas de luz y un 4 por ciento en las de agua y los municipios compensarán la perdida cobrándole a las empresas. Con esto, se obtendría la reducción de alrededor del 15 por ciento en las tarifas de servicios públicos.

Se consensuó que la contribución que hacen los prestadores no sea del 0,01 por ciento como originalmente preveía sino que se eliminó totalmente. Mientras que se le puso un tope del 6 por ciento a lo que los municipios percibirán de las empresas distribuidoras de luz y del 4 a las de agua y cloacas.

El proyecto, con las modificaciones, fue girado nuevamente al Senado para su sanción.

 

 

Comentarios

comentario/s