Estiman que esa cifra de reducción del personal podría ser atenuada en el marco de la discusión salarial y de la evolución de la situación económica

Luego de  los recortes que anunció en conferencia de prensa el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, Gobierno se sentará nuevamente a discutir paritarias con los gremios estatales y el aumento salarial no será el único eje de la discusión: se debatirá el congelamiento de los ingresos por dos años y una posible reducción de 5000 empleados.

En la última reunión, la Unión de Personal Civil de la Nación (UPCN) y la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE) coincidieron en el rotundo rechazo a la propuesta de un incremento del 12% sin cláusula de revisión para los sueldos menores a $30.000, y de una suma fija de $4.500 para los que ganen entre ese número y $100.000 (cifra por la que por encima el Ejecutivo no prevé aumentos para este año).

Ahora, cuando se vuelva a ofrecer el mismo porcentaje, la administración de Mauricio Macri tiene en claro que no será fácilmente aceptada y que las nuevas medidas agregarán aún más tensión. La reducción de la planta estatal es parte del plan de “ahorro” que lanzó el titular de la cartera económica  y de acuerdo a lo publicado por Infobae, los 5000 cesanteados implicarían una reserva de $800 millones para lo que resta del año.

El Ejecutivo estima que la mitad son empleados en condiciones de jubilarse y, a la vez, abriría retiros voluntarios con una remuneración acorde a su edad y sus años de antigüedad. La otra parte, serían contratados a quienes no se les renovaría su vigencia, ante la imposibilidad de despedir a personal de planta permanente, sin un motivo justificado y un sumario previo.

Según una alta fuente gubernamental, “esa cifra de reducción del personal podría ser atenuada en el marco de la discusión salarial y de la evolución de la situación económica“.

No obstante, son conscientes de que la discusión irá acompañada de otros reclamos como, según el líder de UPCN Andrés Rodríguez ,el pedido de que “se pase a planta permanente de unos 7.000 trabajadores que han concursado o están en proceso, de los cuales 1.500 deberían ser efectivizados en junio, y otros 2.500 en julio” y para que “no se avance con la no renovación de los contratos“.

A su vez, no descartó la posibilidad de una medida de fuerza si el Gobierno insiste en su oferta del 12% cuando la postura del gremio es mejorar esa propuesta con la cláusula de revisión.

Por parte de ATE, Hugo “Cachorro” Godoy aseguró les preocupa “el cese a fin de año de los contratos por Asistencia Técnica con las Universidades, la reducción de bonificaciones en el salario, el recorte del 30% en la planta de cada organismo, el cierre de varias dependencias que significan más despidos, y el congelamiento de los cargos por dos años, que va a implicar eternizar la situación de precariedad de muchos compañeros“.

Comentarios

comentario/s