Las iniciativas se centran en frenar la escalada del dólar y la inflación, atenuar los aumentos de tarifas y aumentar los beneficios para jubilados y beneficiarios de planes sociales

El equipo económico del Frente Renovador ya se prepara para el 2019 y planificó una serie de medidas que creen ayudarán a “salir de la crisis” y que “deben impulsarse para darle una respuesta a los problemas de la gente y las PyMES” y para ello se enfocaron en iniciativas relacionadas a frenar la inflación, atenuar los aumentos de tarifas, regular la escalada del dólar y fomentar la producción de los pequeños empresarios.

La comitiva que componen los diputados nacionales Marco Lavagna y José Ignacio de Mendiguren, el contador Aldo Pignanelli y el ex ministro de Economía Roberto Lavagna,priorizó las medidas para frenar la inflación y propuso retomar el debate de dos leyes que están cajoneadas en el Congreso desde el 2016: La ley de eliminación del IVA a la Canasta Básica de Alimentos (una de las iniciativas incluidas en la campaña 2017), a la que argumentaron en la recuperación de “la capacidad de compra de los sectores sociales de más bajos ingresos”; y la Ley de Góndolas, que tiene el objetivo de “romper con la cartelización que el propio Gobierno ha detectado en los sectores de alimentos, en los que los intermediarios se están abusando de la devaluación”.

Tarifas

Para reducir las subas de tarifas, el massismo sugirió la aplicación del coeficiente de variación salarial con el fin de que “la luz, el gas y el agua no puedan aumentar más de lo que suben los salarios” al tiempo que creyeron necesario exigir a las empresas “razonabilidad y proporcionabilidad” de acuerdo a un fallo de la Corte Suprema. “La compensación a las empresas en el marco del cumplimiento de los contratos, siempre tiene que ser a través de la duración de los contratos”, explicó.

PyMEs

Respecto a las Pymes, denunciaron una falta de un “plan económico” que impacta “doblemente” sobre la pequeña y mediana producción. Para “acompañar y fomentar” a los empresarios propusieron la suspensión por 180 días de embargos y ejecuciones de la AFIP a la vez que aspiraron al otorgamiento de créditos para la producción.

Este último punto consiste en la “puesta en marcha de un programa de seguro de tasa para que haya créditos a 5 años, en pesos y a tasa fija del Banco Central (las ganancias o utilidades como garantes del pago del seguro de tasa)”, que, según el equipo económico, tiene el beneficio extra de “contener el sobrante monetario que hoy genera inflación, en lugar de con las Lebacs –que son solo un derivado financiero-, hacerlo con bienes e inversión”.

Jubilaciones y paritarias

Por otro lado, reclamaron la liberación de paritarias en respuesta al techo que impuso el Gobierno en muchos casos en tanto que, en materia previsional, sugirieron un bono de emergencia para los 4 millones de jubilados que cobran el haber mínimo, financiado “con las ganancias del Fondo de Garantía de Sustentabilidad de la ANSES, del año pasado y lo que va del 2018” y distribuido “a lo largo de los 6 meses (de julio a diciembre)”.

Programas sociales

Ante la línea de crédito otorgada por el FMI a la Argentina por USD 50.000 millones que, entre los diferentes puntos acordados, permite el uso de  $18 mil millones para programas sociales, el FR insiste en hacer uso de esa autorización y aumentar el monto de los planes “con un bono de emergencia en diciembre y una mejora proporcional en los próximos 6 meses, para sostener el consumo de los sectores más vulnerables”.

Dólar

Luego de dos meses en los que ocurrió una fuerte suba del dólar y, en consecuencia, una devaluación abrupta del peso, el equipo económico que respalda a Sergio Massa advirtió que Argentina “fue el país que más devaluó su moneda en el mundo, un 31,5%” y resaltó que este Gobierno “ya devaluó dos veces: en febrero de 2016 y a partir de mayo de este año”.

Para regular esta situación, el Frente Renovador propuso aplicar un régimen de flotación administrada por el Banco Central (el mismo modelo que Aldo Pignanelli y Martín Redrado pusieron en marcha cuando fueron presidentes del BCRA, aclararon) y la imitación del sistema chileno de estacionamiento de capitales, ya que “limita la especulación y la bicicleta financiera”.

Exportaciones

En otra línea, alertaron acerca de la baja en las exportaciones (un 6% mientras las importaciones subieron un 6,3%, según el Indec y BAE negocios) y manifestaron la necesidad de un “seguro de tasa subsidiada en dólares”.

Como última iniciativa, se preocuparon por la caída de la balanza comercial, que en 5 meses tuvo una caída de 150% (casi US$ 4700 millones), producto de la mayor cantidad de importaciones y la baja en las exportaciones, explicaron.

Es por ello que sugieren debatir una ley de emergencia aduanera por 180 días para: “revisar el sistema de importaciones y hacer una evaluación de cuáles son los productos que Argentina está importando y cuáles no, para terminar con los dólares que se van afuera porque se importan productos” y también con el fin de aplicar un “régimen de comercio administrado, que proteja la actividad económica local y termine con la fuga de dólares que para la Argentina en este contexto no son importantes”.

Comentarios

comentario/s