“Argentina pide un rescate al FMI”, tituló El País, de Madrid, que remarcó que Buenos Aires “no puede doblegar al dólar y volverá a pedir asistencia al Fondo Monetario Internacional (FMI) después de 15 años”. El diario subrayó que hoy “el peso argentino se depreció más de 5 por ciento frente al dólar, en un contexto internacional de fuerte presión sobre las monedas de las economías emergentes”.

También recordó que “el pedido de ayuda al FMI es la historia de un fracaso”, en alusión a las cíclicas crisis de la Argentina. El País insistió en que el principio de acuerdo “supone el pago de un altísimo costo político para (el presidente Mauricio) Macri, al frente de un país que durante años acusó al Fondo de estar detrás de ajustes salvajes y grandes crisis económicas”.

Además, El País calificó a la economía argentina como “vulnerable a los ruidos externos” y señaló al déficit como la “pata coja del modelo”. En su perspectiva, el diario fue categórico: “Los inversores ya no confían en la economía argentina, pese al apoyo internacional que ha merecido Macri desde que llegó al poder”. “La estrategia de resistencia del peso puede tener ahora graves consecuencias para la economía, en momentos en que intenta frenar una inflación que se prevé del 20 por ciento para 2018, la segunda más alta de la región después de Venezuela”.

“Es tiempo de salir de la Argentina y de salir corriendo”, asevera categóricamente la revista Forbes, que destaca que el carry trade (operación por la cual inversores extranjeros traían sus dólares, los cambiaban a pesos, los colocaban en Lebac, tomaban las ganancias y volvían a comprar dólares) fue lo que estuvo manteniendo a flote a la Argentina. “Lo que se anticipa es una reedición del 2001” aseguró a Forbes sin medias tintas el analista financiero Jorge Compagnucci.

El Mundo, de Madrid, mientras tanto, consideró que “como en los tiempos más tormentosos del pasado reciente, Argentina vuelve a recurrir al FMI para evitar una nueva crisis económica que deje al país otra vez al borde del abismo”.

Libération, de Francia, tituló “Amenazada en los mercados, Argentina pide ayuda al FMI” y recordó que “el país vuelve al Fondo 17 años después del default ante la caída libre del peso”.

Por su parte, O Globo, de Brasil, sostuvo que “Argentina vive días del pasado” y precisa que el país “negocia una línea de crédito con el FMI para frenar la depreciación del peso”. 

 

Comentarios

comentario/s