El radicalismo busca que en las próximas elecciones presidenciales, el PRO le ceda la vicepresidencia y la presidencia de la Cámara de Diputados. También quieren armar un programa de gestión que incluya la participación de los miembros del frente Cambiemos en las decisiones importantes.Luego de que el Gobierno abriera su mesa chica de gestión a los miembros de su coalición para encontrar apoyos ante la crisis cambiaria y las negociaciones con el FMI, el radicalismo entiende que es el momento de tomar el poder de decisión que le fue negado por parte del PRO, tanto a su partido como al espacio de Elisa Carrió.

Es que la UCR tiene bien en claro que desde el inicio, el frente Cambiemos es sólo una “coalición parlamentaria” y que “sólo hubo radicales y dirigentes de la Coalición integrando el gobierno” pero las decisiones centrales “no eran un tema de debate”, asegura un integrante de la cúpula radical.

Ahora, creen que es tiempo de que el Ejecutivo les devuelva el favor y en sus planes está el de asegurar un candidato a vice presidente y también a titular de la Cámara de Diputados, de acuerdo a otro alto referente de la UCR. De esta manera, concuerda el objetivo con las declaraciones del gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, quien criticó que repetir una fórmula con ambos candidatos del PRO, “no muestra la certidumbre necesaria para consolidar Cambiemos”.

Tienen dos posturas firmes: Si Macri es reelecto, controlarán que haya un programa de gobierno de Cambiemos que incluya la participación activa de sus socios al tiempo que están convencidos de que su partido debe ocupar cargos claves en el próximo mandato.

Para ello deberán consolidar candidatos, y en las internas, el principal foco está puesto en el gobernador jujeño, Gerardo Morales, como acompañante de Mauricio Macri en la fórmula para 2019. No obstante, por la posible pérdida de esa provincia por el avance del peronismo, todas las fichas están puestas en Cornejo.

“Los lugares hay que ganarlos, vamos por el espacio”, había dicho el mandatario mendocino cuando cuestionó la poca participación de su partido en las decisiones gubernamentales. Y otro alto dirigente consideró: “La UCR tiene que recorrer el país, contener la fuerza territorial, no perder la identidad. El radicalismo está recuperando territorialidad”.

En tanto, este mismo miembro de la cúpula radical manifestó su apuesta a la candidatura de Mario Negri como próximo presidente de Diputados, aunque también es posible que el titular del interbloque en la Cámara baja dispute la gobernación de Córdoba. En ese caso, se vuelve a barajar a Cornejo para presidir el recinto.

Críticas al Gobierno

Para el radicalismo, el Ejecutivo se fió luego de ganar las legislativas el año pasado. “Después de ganar las elecciones algunos decían que la discusión por la reforma previsional iba a ser una noticia de la página 20 y resultó ser tapa de todos los diarios”, manifestó un miembro de la mesa.

Considera, en este marco, que a los altos funcionarios de la gestión les falla el “relato” y que deberían haber podido dejar en claro dónde estaba parado el país y hacia dónde iba, preparar a la gente para una etapa de ajuste y delinear quienes son aliados y quienes enemigos, según consigna Clarín.

Es por esto que sostienen que un objetivo vital es potenciar la fluidez de diálogo y tener un plan de políticas públicas consensuado, al tiempo que consideran necesario que se acepten otras ideas y que las mismas tengan un orden de prioridades teniendo en cuenta hacia donde debe ir el país. Así, resumieron de alguna manera su proyecto de un gobierno común que incluya a los miembros de la coalición.

Comentarios

comentario/s