Será de 48 horas a partir de este martes. Se sumará a la “marcha federal” de Ctera del miércoles.

Este martes, los docentes de la provincia de Buenos Aires iniciarán un nuevo paro de 48 horas, en un entorno muy diferente al que había en la Provincia un mes atrás cuando se convocó a la última huelga. Durante las últimas semanas se esfumó la previsión de inflación que el Gobierno pretendía sostener en 15% anual y hubo una devaluación del peso de casi 20%, hecho que en los gremios retumbó con fuerza y no se quedaron quietos.

A pesar de que la paritaria esté en el frizzer y la última reunión fue a mediados de abril, los alumnos del sistema público tienen clases y los trabajadores de la educación cobran “adelantos” en sus salarios hasta llegar al eventual acuerdo.

Sin embargo la tensión crece. Y esta semana será de sólo dos días completos y sin inconvenientes: al paro convocado por el Frente de Unidad Gremial (FUD) provincial se sumará la protesta que impulsa Ctera y otras centrales, denominada “marcha federal”, que se realizará el miércoles.

El gobierno de María Eugenia Vidal considera que son los sindicatos los que retrasan el pacto. “Hubo 16 reuniones y 7 propuestas diferentes”, recuerdan siempre los funcionarios. Y aclaran que la última contemplaba un “arreglo corto” del 10% de aumento hasta junio y una revisión a partir del 7 de julio. Además de incluir hasta 3.000 pesos por presentismo. La oferta fue rechazada.

“Los docentes bonaerenses, sin convocatoria y con una última propuesta que determina la pérdida creciente del poder adquisitivo del salario, realizaremos un paro provincial con los estatales y el 23 nos sumamos al reclamo por Paritaria Nacional Docente y marchamos a Plaza de Mayo acompañando la Marcha Federal Educativa que recorrerá todo el país”, comunicó Suteba en todas las plataformas digitales. Su secretario General, Roberto Baradel, anticipó: “No podemos reclamar menos del 25% anual de aumento después de las corridas del dólar y los últimos indicadores de inflación”.

Comentarios

comentario/s