Hasta altas horas de la noche, personal de la Dirección de Obras Sanitarias estuvo afectado al trabajo para dejar el servicio restituido. Se cambiaron tres metros de tuberías.

Quedó reparada en la noche de ayer una perdida que se había detectado en un caño ubicado en la intersección de calles 574 y 549 de Quequén y que afectaba el normal funcionamiento de la red de agua corriente en las zonas linderas, incluyendo al Hospital Municipal “José Irurzun”.

Para ello, personal de la Dirección de Obras Sanitarias realizó un trabajo arduo y a destajo que finalizó casi llegada la medianoche y que incluyó la incorporación de luminarias para poder hacer factible la tarea.

El servicio se había visto afectado debido a la interrupción de los pozos 27 y 28, detenidos para efectuar la reparación, por lo que las cuadrillas del área se abocaron de lleno a la finalización del accionar.

“Habíamos anunciado que íbamos a estar ayer y parte del día de la fecha trabajando en la problemática, pero le dimos continuidad al trabajo para que hoy ya no haya problemas con el agua”, reveló el Ing. Leonardo Gaitán, titular de la Dirección municipal.

En cuanto a los detalles del operativo, el funcionario explicó que “fue un trabajo arduo y desgastante, pero lo pudimos terminar. Se cambiaron tres metros de cañerías y el servicio ya está restituido”.

Comentarios

comentario/s