El grito de desahogo de Cristian Pavón refleja el grito de alivio del hincha de Boca, de esa Bombonera que nuevamente se llenó, como las grandes noches de copa, para ver a los dirigidos por Guillermo Barros Schelotto sellar su clasificación a los octavos de final de la Copa Libertadores. A la cual llegó tras vencer 5 a 0 al Alianza Lima y, con la victoria del Palmeiras por 3 a 1 frente al Junior,  el conjunto de La Ribera terminó como segundo del grupo liderado por los brasileros. Los dos partidos se disputaron en simultaneo la noche del miércoles pasado,  para que no haya ninguna ventaja. En el primer encuentro: el equipo xeneize aprovechó la confianza del bicampeonato argentino para, de entrada, salir a buscar la ventaja que llegó de forma tempranera por medio de un Pavón intratable con 4 asistencias y los goles de los colombianos Edwin Cardona y Frank Fabra; luego vendría el doblete de Ramón “Wanchope” Ábila para irse al descanso por 4 a 0. Ya en la segunda mitad llegaría el gol de Carlitos Tevez para cerrar definitivamente el partido y poner atención a lo que sucedía en São Paulo. En donde los paulistas despejaron todas las dudas y con 3 tantos del colombiano Miguel Borja superaron a los de Barranquilla, eliminándolos de la copa. Mucho se especuló en la previa sobre si el Palmeiras iba a dejarse perder para eliminar a Boca, si bien no ocurrió, fue algo que se instaló por parte de los medios de comunicación; quienes recordaban el caso de Tigres de México, que en 2015 si perdía en la última fecha de la fase de grupos dejaba afuera a River y al no hacerlo lo terminó padeciendo tras perder la final justamente contra los de Nuñez. Por esto se creé que puede ser un pecado no haber eliminado a Boca, siendo un equipo con mucha historia en la Libertadores y que lógicamente siempre ha llegado a las instancias finales.
La Copa Libertadores es el campeonato más deseado en Sudamérica, como lo es la Liga de Campeones en Europa; presenta los mejores jugadores de la región y dada su antigüedad es la más prestigiosa. Es un torneo continental que organiza la Conmebol, desde 1960, en el que participan los mejores clubes de Sudamérica y que el ganador disputa la Copa Mundial de Clubes y la Recopa Sudamericana. A lo largo de su historia Boca Juniors ha sido uno de los equipos que más veces la gano, obteniéndola en 6 oportunidades y estando a solo una copa de igualar al más ganador, Independiente de Avellaneda con 7 copas. Se sabe que el conjunto boquense tiene mística copera que viene desde la final perdida con el Santos (de Pelé) en el 63´ que venía de ganarla en el 62´ y también de las dos copas obtenidas de manera consecutiva en el 77´y en el 78´ y que posteriormente perdería una nueva final en el 79´ con Olimpia de Paraguay. De esta manera el xeneize ha llegado a jugar cuatro finales, durante las primeras dos décadas (1960 a 1980)  y de las cuales en dos terminó consagrándose de la mano del gran “Toto” Lorenzo, marcando así la primer etapa gloriosa del club en el ámbito internacional.
Luego de dos décadas de sequía en títulos de Libertadores (1980-2000) llegaría la etapa dorada, ya en el nuevo siglo XXI, con el gran Carlos Bianchi de entrenador y con Juan Román Riquelme como principal referente. Los de Bransen 805 lograrían ser  nuevamente campeones, en las copas del 2000-2001, de manera consecutiva y posteriormente en 2003 y 2007. Logrando así 4 copas y llegando a 6 finales (perdiendo las del 2004-2012) en un total de 18 años hasta la actualidad. En este lapso, participó de 14 de las 18 ediciones de la copa, además de conquistarla en (2000/2001/2003/2007) y de llegar a dos finales (2004/2012) nunca no pasó la primera ronda. Llegando a dos semifinales (2008/2016) a tres instancias de cuartos de final (2002/2005/2013) y a dos de octavos de final (2009/2015) siendo por lejos el equipo sudamericano mas copero del siglo. Y poniendo la vara muy alta con respecto a todo lo que venga en adelante, teniendo como lógica y obligación pasar la fase de grupos.
Así como Carlos Bianchi es sinónimo de Copa Libertadores, siendo el técnico mas ganador con 4 títulos, uno con Velez en 1994 y tres con Boca en el 2000/01/03 y subcampeón en el 2004 también con el xeneize. Juan Román Riquelme que es para muchos uno de los jugadores que mejor ha jugado la copa, ganándola en tres oportunidades y siendo la gran figura del equipo. Siempre remarcó que la verdadera copa arranca en el mano a mano y hace poco en una entrevista se expreso con respecto a la actualidad de Boca Juniors diciendo que: “Boca tiene la obligación de pasar la primera fase de la Libertadores y competir hasta el final.” Algo que finalmente ocurrió, que como decía el ídolo lógicamente tenía que pasar, porque es a lo que acostumbró este club a lo largo de su historia y mas precisamente en esta etapa dorada. Como decía el cantante pelado y de gafas mas conocido del país, reconocido gran admirador del último diez, el pase a octavos de final fue algo superlógico.

Comentarios

comentario/s