El presidente electo aseguró que no apurará el proceso de renegociación de deuda.

El presidente electo Alberto Fernández aseguró que no apurará la renegociación de la deuda porque “no hay que correr detrás de los tiempos de los acreedores, hay que correr detrás de los argentinos”.

“Tampoco es cuestión de salir corriendo para firmar cualquier cosa y que después terminemos arrepintiéndonos”, dijo el ex jefe de Gabinete en una entrevista con Página/12.

En tanto, agregó: «Nada hay más urgente que la pobreza y el hambre. Si digo que la deuda es tan importante como la pobreza y el hambre, ya empiezo a condicionar. Todo lo que hagamos tiene que ser para terminar con la pobreza y el hambre. Después hay otras urgencias, de otro tipo: la deuda, la Justicia, la educación. Devolver la ciencia y la tecnología al lugar que corresponde».

El líder del Frente de Todos afirmó que él mismo tomará las decisiones respecto a la deuda, aunque se refirió a Guillermo Nielsen y dijo que estará “muy cerca”: «Lo escucho mucho pero estas cosas la decido yo. Creo que él está preocupado, yo también estoy preocupado por resolver esto», añadió.

Fernández señaló que las industrias petrolera, minera y agrícola deberían hacer un mayor esfuerzo en impuestos, y advirtió sobre las tendencias oligopolísticas en algunos sectores como la cerveza y la leche.

“En el sector lácteo, casi el 100% está en manos de dos. En el sector cervecero, todo está en manos de tres operadores”, cerró el mandatario electo.

 

Comentarios

comentario/s