En un fallo inédito en nuestra ciudad, la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Necochea, resolvió condenar a un sujeto a indemnizar a su expareja, a quien amenazó en reiteradas ocasiones, una vez finalizada dicha relación sentimental.

Según consta en el fallo, al que tuvo acceso Primicias2262, el hombre, identificado como Sr. G. C., deberá pagarla a su expareja, identificada como Sra. M. P. T., un monto total de $ 90.000 en el término de 10 días de quedar firme dicha sentencia, más los intereses que deben calcularse desde la fecha en la que ocurrió el hecho (10/06/2015), con una tasa anual del 6 por ciento.

El hecho que llevó el caso a la Justicia penal en primera instancia y que ahora fuera de análisis por la mencionada Cámara, se produjo el 10 de junio de 2015. Ese día, alrededor de las 23.30, la Sra. T. se encontraba estacionada junto a su novio, Sr. O. en la intersección de las avenidas 79 y 6. Allí, el demandado detuvo su auto a la par y les gritó: “Así los quería ver… ya van a ver”.

Previamente, la mujer había denunciado al demandado de que éste la había llamado telefónicamente y le había dicho que iba a “molerla a palos” si denunciaba las supuestas agresiones y amenazas.

Cabe destacarse, que pese a las pericias y los testimonios de varios testigos, algunos de ellos familiares de la denunciante, la Justicia penal consideró la absolución del sujeto, considerando que “no existe prueba alguna que pueda dar por acreditado el hecho tal”.

Según indicó la Sra. T, estas circunstancias de amenazas y demás, provocaron que debiera modificar su rutina, junto a la de su hijo, en varias oportunidades. Incluso, según se señaló, su expareja habría incumplido en alguna oportunidad con su restricción de acercamiento.

Cabe señalar, además, que la mujer contó en sede judicial que durante duró la relación (unos 3 años), su por entonces pareja ya la había insultado, empujado y amenazado varias veces. La relación llegó a su fin en marzo de 2015.

Asimismo, los integrantes de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial tomaron como ciertos las declaraciones de familiares de la víctima, que relataron diferentes hechos de violencia hacia la denunciante.

El fallo, lleva la firmas de los doctores Ana Clara Issin y Fabián Loiza, mientras que Oscar Capalbo se excusó de participar del mismo.

Comentarios

comentario/s