En estas casi catorce décadas, se fundó, creció próspera, la disfrutamos en su esplendor, envejeció, y hoy, 12 de octubre de 2018, la Necochea que supimos tener, con tranvía, estación de trenes, casino a sala llena, ya no está.

No es nostalgia. Más que pensar que “todo tiempo pasado fue mejor”, estoy convencido de que “lo mejor está por venir”. Solo se trata de sincerarnos con nosotros mismos y de comenzar a trabajar todos juntos por el distrito que nos merecemos.

Nos falta mucho por crecer. Necochea necesita un cambio. Pero no hay salvadores, ni soluciones mágicas. Lo tenemos que hacer entre todos. Esto solamente se logra con esfuerzo diario y JUNTOS.

Hoy, con 137 años de historia, me animo a imaginar una ciudad nueva, con los cimientos fuertes de la experiencia de nuestros mayores, y a su vez moderna e innovadora con miras al futuro para los más jóvenes.

Sueño con una Necochea sustentable social y ambientalmente, con trabajo, con infraestructura, con transporte, con educación y con salud para todos nosotros, nuestros hijos y las generaciones que están por venir.

En un día histórico, debemos resaltar a nuestros fundadores, reflexionar sobre nuestra identidad ciudadana y trabajar todos juntos para tener la Necochea que nos merecemos.

“Necochea va a estar mejor”.

Comentarios

comentario/s