Con el trabajo de la Unicen y la Asociación de Amigos del Museo. ¿El inicio de una reconversión irreversible a la era digital?

La sede de la Unicen Quequén se encuentra trabajando en un proyecto más que interesante, en conjunto con la Asociación de Amigos del Museo y Archivo Histórico de Necochea, además del Museo de Historia “Egisto Ratti” de Nuestra ciudad.

Se trata de una biblioteca digital con alrededor de 85.000 ejemplares especialmente relacionados a legislación y vínculos complementarios que, una vez finalizada, estará disponible en el ámbito del Archivo Histórico Municipal de Necochea, donde se le podrá dar utilización, pero también se la deberá administrar y actualizar.

Días atrás, la Asociación impulsora de la propuesta mantuvo una reunión con miembros del Museo para delinear pasos a seguir en este ambicioso trabajo que permitirá un gran desarrollo cultural para nuestra ciudad a la vez que el mismo también podrá ser un incalculable lugar de consulta para quienes quieran investigar y estudiar nuestra historia local y regional.

Cabe recordar que, a principios de mes, el presidente de la Asociació, Fernando Tripiana, junto al vocal, Juan Ratti, estuvieron reunidos en la sede Quequén de la Unicen, con el fin de hablar con docentes y alumnos del cuarto año de la cátedra Tecnología de la Información y la Comunicación II, de la Licenciatura en Logística Integral, que se dicta en esa institución.

En esa oportunidad, la Asociación puso a disposición de los estudiantes y docentes el material de la biblioteca a efectos de desarrollar el mencionado proyecto, el cual será realizado como trabajo final.

El caso de la Andrés Ferreyra

Esta será la primera biblioteca digital de la ciudad con esta cantidad de material, teniendo en cuenta que en agosto de 2016 la biblioteca popular Andrés Ferreyra, que funciona en calle 54, había inaugurado su biblioteca digital y pusieron a disposición de sus asociados cinco dispositivos Kindel, cuatro e-readers y una Tablet, en los que se encuentran de unos 40 títulos de autores locales, nacionales e internacionales.

Además, cuentan con un catálogo online donde cualquier persona puede consultar y saber si el libro que busca está disponible en formato físico en la institución y reservarlo telefónicamente. Esto se puede hacer ingresando a www.0197.bepe.ar/, donde ya están cargados los 60.000 ejemplares con los que cuenta la biblioteca.

Esto demuestra que, si bien el interés en los libros impresos está lejos de desaparecer, la comodidad de las nuevas tecnologías hace más fácil la organización y optimiza el espacio en el tamaño de una pantalla.

Comentarios

comentario/s