El último jueves se realizó una reunión en comisión en el Honorable Concejo Deliberante junto a la secretaria de Desarrollo Social, Sandra Antenucci, y la directora de Atención Primaria de la Salud, Elsa Núñez, en función de avanzar en el tratamiento y desarrollo del Proyecto de Ordenanza Creación del Banco de Alimentos para el distrito de Necochea, que ha sido presentado por el Bloque de Concejales la Unión Cívica Radical.

Al respecto, la edil de dicho espacio, Felicitas Cabretón, confirmó que “el proyecto que presentamos y pusimos a debate es crear dentro del municipio una estructura que funcione como bancos de alimentos en formato de ONG, tal como hay en otros distritos como Tandil”.

“Con esto apuntamos a institucionalizar la ayuda alimentaria, a que haya un registro de donantes y de quienes reciben esa ayuda”, informó, para así “darle una dinámica de organización distinta, porque es necesario generar ese circuito para ser ordenados y para que las futuras administraciones o secretarios de Desarrollo Social que vengan no se encuentren con que asumen y tienen que tiene que iniciar un nuevo registro de donantes y personas necesitadas, sino que haya un mecanismo que funcione por sí solo”, explicó.

Asimismo, sostuvo que “también es importante, y en esto coincidimos con la directora de APS, Elsa Núñez, que una de las características del banco de alimentos sea la de recibir donaciones frescas para aportar nutrientes a la canasta que tienen los bolsones de mercadería que han recibido las personas que necesitan ser asistidas, que generalmente son harinas”.

En tal sentido, puntualizó que “el banco de alimentos a través de la recepción y la gestión de donaciones puede recibir verduras, frutas y carnes, y aportar esos nutrientes que por ahí faltan en esas canastas que vienen recibiendo”.

Además, Cabretón reveló que “la idea del banco de alimentos es que tenga un consejo directivo que esté formado por personas que se dediquen exclusivamente a gestionar las donaciones. Hay muchos alimentos que salen fuera de la venta, no porque están en mal estado o no puedan ser consumidos, sino porque a veces no cumplen con la presencia que deberían tener en una góndola y son toneladas que el municipio podría recibir a través de este banco, verificados por Bromatología y distribuidos a las personas que deben ser atendidas”.

Finalmente, la concejal expresó que “uno de los motivos de la reunión fue definir el espacio físico del proyecto y en principio serían dos: uno donde funciona la Secretaría de Desarrollo Social, en el subsuelo del Centro Cívico, en 58 y 61, y otro en el Polideportivo Municipal, y a futuro apuntamos a que haya un lugar más determinado”, para adelantar que “tendremos una nueva reunión la semana que viene y en función de ello ya quizá en la próxima sesión ordinaria podamos estar sancionando esta ordenanza”.

Comentarios

comentario/s