Luego de que un niño sufriera una profunda herida por los juegos en mal estado. Además, siguen colaborando con decenas de comedores y escuelas.

En una actividad solidaria poco vista, Ayudando a Crecer es un ejemplo en la ciudad y en la zona de que se puede ayudar mucho, siempre y cuando haya predisposición para hacerlo.

Desde hace cinco años, unos 85 empleados de la empresa portuaria Terminal Quequén ponen todos los meses dinero de su sueldo para luego comprar mercadería, bajo el nombre de la fundación “Ayudando a Crecer,” y así sostener a comedores, colegios y merenderos de nuestra ciudad. Tal es el aporte, que varias instituciones tal vez hoy no podrían tener continuidad de no ser por las importantes colaboraciones de estos ciudadanos solidarios.

En este marco, Luis Cabezas, tesorero de la entidad, afirmó a Primicias2262 que también están “traspasando las fronteras”, dado que comenzaron a hacer entregas en Ramón Santamarina, Claráz y Lobería.

Una tarea distinta

Dado que los juegos de la plaza 3 de Agosto, de la costa de Quequén, están en muy mal estado por al falta de inversión y por la cercanía al mar, Ayudando a Crecer se propuso intermediar para solucionar los inconvenientes.

Cabe recordar que hace algunas semanas, un niño que jugaba allí se llevó una cortadura profunda en una pierna, cuando la escalera metálica de uno de los juegos se rompió por el óxido. “La plaza es vecina de nuestro trabajo, entonces la misma gente que colabora en la fundación nos plantearon si podíamos hacer algo con el mantenimiento de los juegos porque la comisión que se hace cargo de la placita no ha tenido apoyo suficiente. Entonces, el directivo de la empresa (Terminal Quequén) decidió donar los materiales para reparar los juegos y la pintura para refaccionar la plaza y que esté presentable para la temporada”, contó Cabezas.

 

Legalmente constituidos

La fundación muestra trasparencia en sus balances anuales y publica fotos de cada una de sus entregas, las cuales también se pegan en una cartelera en la empresa para que se refleje el esfuerzo de una manera más gráfica. Esto hace que hace que sus colaboradores siempre tengan ganas de seguir aportando pero, aún así, han decidido conformarse legalmente.

El tener personería jurídica hará que dejen de ser considerados una fundación para pasar a ser la “Asociación Civil Ayudando a Crecer Quequén-Necochea”. “Los trámites ya están en marcha, la semana pasada se acercaron todos los papeles a la Municipalidad”, señaló Luis Cabezas.

Por otro lado, explicó que no pudieron poner solo el nombre de Ayudando a Crecer porque “si había otra asociación que se llamaba igual, teníamos que hacer todo de vuelta. Por eso decidimos ponerle los nombres de las dos ciudades”.

La comisión directiva ya está formada, por diez de los 85 socios, siendo Miguel Peralta el presidente; Matías Portugal el vice; José Bequis como secretario y Luis Cabezas como tesorero. “Se pagó un sellado el lunes pasado para apurar el trámite y desde el municipio fueron optimistas en cuanto al proceso porque nos dijeron que en un mes iba a estar lista y que los papeles ya estaban en La Plata”, contó el tesorero, mientras recordó que “es un trámite que antiguamente tardaba años” pero que “esta gestión los ha hecho más fáciles”.

Cientos de colaboraciones

Todos los meses, los miembros de la entidad solidaria se van turnado para visitar alrededor de diez instituciones a las que acercan alimentos de todo tipo, según sus necesidades y demanda.

La idea original y digna de ser imitada consiste en que los trabajadores de Terminal Quequén que se sumen, acceden a donar el equivalente a la ganancia de una hora extra por mes, para la fundación. Además, la empresa duplica el monto recolectado mensualmente por los trabajadores, sin importar el monto que sea.

“Para el Día del Niño, hicimos 18 entregas a entidades de la ciudad y ahora retomamos con los lugares que habitualmente vamos. Hay algunas fiestas que se hacen este mes con mucha presencia de chicos y les estamos dando un apoyo también”, indicó Cabezas.

Un cambio y una ayuda doble

Recientemente, han decidido innovar en sus colaboraciones con una idea que ayuda a más personas aún. “Ahora le damos la posibilidad a algún microemprendedor para abastecernos de productos alimenticios, como tortas y galletitas, y así ayudamos por partida doble”, explican.

“Terminal Quequén tuvo cambio de autoridades y esta nueva dirección, conforme con nuestra labor, ha tomado la decisión de seguir poniendo el 50% del presupuesto mensual de Ayudando a Crecer pero también se quieren comprometer más. Propusieron ayudar con botiquines, matafuegos y demás elementos de seguridad que requieran las instituciones que trabajen con niños”, concluyó Luis Cabezas.

Comentarios

comentario/s