Todos los concejales se pusieron de acuerdo. No tuvieron dudas y estuvieron del lado de una vecina, que hace algunos meses ya, dejó parte de su Volkswagen Polo en uno de los tantos pozos que tiene la ciudad.

El cráter en cuestión, estaba ubicado en la calle Emilio Rosas, entre Donado y O´Higgins. Hoy ese sector ya está bacheado, aunque comenzó a deteriorarse por el andar de los autos.

Alejandra Feser sintió el rigor de la arteria dinamitada. En pocos metros, rompió el extremo de dirección, el precap izquierdo, y además se le desprendió una tasa, la cual también quedó inutilizable.

Sobre fines de septiembre elevó el reclamo, y recién hoy tuvo una respuesta concreta. La concejal Gabriela Schieda cuando tomó conocimiento de la situación se ocupó del caso, gestionando las firmas necesarias para adelantar su tratamiento.

En aquel entonces, todos esos repuestos costaban menos de cuatro mil pesos, y ese es el monto que Feser cobrará. Claro está, esa cifra no tiene actualización de precios; ni tampoco, pudo sumar otros daños que fue notando posteriormente a causa del golpe.

De igual forma, y luego de diez meses, esta vecina al menos podrá cobrar algo de lo que el bache se llevó.

Fuente: labrujula

Comentarios

comentario/s