El ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, aseguró este domingo que la protesta de policías en reclamo de mejores salarios “nunca puso en riesgo la institucionalidad” y reveló que no presentó su renuncia ni tampoco se la pidieron.

“La protesta fue hecha por unos pocos policías locales”, explicó el funcionario de Axel Kicillof en una entrevista con la periodista Romina Manguel. Sin embargo, reconoció que “se sabía” que un conflicto así podía desatarse porque los policías no tienen sindicatos y “el malestar en la fuerza estaba latente”.

En ese sentido, agregó que “no hace falta ser un especialista para saber lo que iba a pasar, estaba en las redes sociales”.

El ministro afirmó que a pesar de todo siempre se mantuvo intacta la cadena de mandos y que no se vio comprometida la seguridad de los bonaerenses.

Respecto a quienes tomaron la calle, negó que se haya tratado de una “rebelión policial” y señaló que había una «mezcla» que incluía a policías retirados, exonerados y sumariados, «gente que no tenía nada que perder porque sabía que tarde o temprano quedarían afuera».

 Para el ministro el conflicto se gestó con los policías locales, a quienes criticó por su falta de instrucción, poca disciplina y ausencia de vocación. “No se hizo una selección, entró lo que venía, se reclutaban policías como si se dieran planes sociales”, aseguró.

FUENTE: Infobae

Comentarios

comentario/s