Las altas temperaturas pueden provocar consecuencias indeseables para la
salud. Los nenes menores de 6 años y las personas con más de 65 son quienes
presentan más riesgos.

Algunas recomendaciones para evitarlos:

– Beber antes de hacer actividad física. De a pequeños tragos con frecuencia
durante los ejercicios y después de realizarlos;
– no darle agua a los bebés en lactancia exclusiva hasta los 6 meses, incluso
pese al calor. De esa manera se evita en ellos diarrea y desnutrición;
– evitar la actividad física en las horas de mayor temperatura;
– usar ropa apropiada, delgada, suelta y de colores claros;
– protegerse y no exponerse al sol entre las 11 y las 16;
– permanecer en lugares con aire acondicionado o frescos;
– las actividades al aire libre planearlas durante la mañana temprano o al
atardecer;
– no dejar a los chicos dentro de los autos con las ventanas cerradas;
– evitar comidas calientes o «pesadas».

Comentarios

comentario/s