Con el arribo de las aspas de los molinos de vientos desde Puerto Quequén, hecho que se registró algunos días atrás, avanza a buen ritmo la obra de instalación del parque eólico de Miramar, según una nota publicada por el sitio 0223.com.ar

Según indica dicho portal, “en General Alvarado se viven, literalmente, vientos de cambio. A partir de los conocidos beneficios de la energía eólica, las autoridades municipales se decidieron a promocionar las inversiones en el rubro y apuntaron a convertir el distrito en la zona de mayor emisión de electricidad en el país en base a la tecnología de las turbinas de aire”.

“Aunque la faraónica obra se hizo muy visible en las últimas semanas a partir de los cortes al tránsito en la ruta 88 -necesarios para realizar el traslado de los componentes que darán funcionamiento al lugar desde el puerto de Quequén-; los trabajos se iniciaron en los últimos meses del 2018, el primero de ellos, a cargo de la empresa de origen chino Goldwind”.

En diálogo con 0223, el Secretario de Producción de la comuna, Sebastián Ianantuony, confirmó que los trabajos que lleva adelante por estos días la firma asiática forman parte del primero de los dos parques eólicos con los que contará el distrito para el 2020.

El proyecto de Goldwind se lleva a cabo en terrenos de la estancia La Rosa Blanca, un predio de 538 hectáreas situado sobre el kilómetro 46 de la ruta 88, perteneciente a la jurisdicción de Mechongué. Ianantuony, oriundo de esa localidad, aclaró que el parque se denomina “Vientos de Miramar” por definición de la empresa, como representación del nombre de la ciudad más conocida del partido.

Comentarios

comentario/s