Esta infección de la membrana externa del globo ocular y el párpado interno puede dejar a los chicos afuera de la diversión de la colonia, porque es muy fácil el contagio entre personas. No hay forma de prevenirla, pero sí de tratar y aliviar los síntomas.

La conjuntivitis es una inflamación de la membrana que recubre el globo ocular. Es un cuadro muy frecuente y los casos aumentan en verano. “Esto sucede no solo por una mayor presencia de adenovirus, sino además por lo fácil que resulta el contagio entre chicos en piletas o colonias de vacaciones”, explicó el médico Joaquín Romano, de la División de Oftalmología del Hospital de Clínicas con asiento en Capital Federal.

“Los virus y bacterias que provocan esta afección pueden sobrevivir en el agua por un período bastante largo de tiempo, por eso es importante siempre usar protección, por ejemplo a través del uso de antiparras”, aconsejó Romano. “En las conjuntivitis virales, el período de incubación dura entre 3 y 5 días. En ese tiempo, la persona no tiene síntomas pero puede contagiar a otros”, agregó.

Hay conjuntivitis virales, bacterianas y alérgicas. Los síntomas característicos son comunes a todas: ojos rojos, lagrimeo, dolor y posiblemente ardor. En las conjuntivitis bacterianas es frecuente la secreción nocturna que provoca que el párpado esté pegado con lagañas al despertar. Las conjuntivitis alérgicas, además de tener desencadenantes muy marcados como el polvo, los animales o el polen, se distinguen por una constante picazón y no son contagiosas. “La consulta con el oftalmólogo es importante porque cada una de ellas requiere un abordaje distinto, tanto para aliviar los síntomas como para el tratamiento”, afirmó Romano.

La conjuntivitis se transmite de persona a persona mayormente por contacto, al compartir toalla, sábanas y hasta objetos. ”Hay que lavarse siempre las manos, sobre todo después de tocarse los ojos. Así, se reduce el riesgo de inflamación de la conjuntiva y además el contagio”, sostuvo el especialista.

Si la conjuntivitis ataca a los más chicos, Romano sugiere como primera medida “darles alcohol en gel y enseñarles a usarlo cada vez que se toquen los ojos. Las manos siempre limpias. También, el chico tiene que tener una toalla para su uso exclusivo. No asistir a colonia o pileta y consultar a un oftalmólogo para que indique medicación, llegado el caso. Si los síntomas son muy molestos, se pueden lavar los ojos con solución fisiológica, que ayuda a la recuperación”.

Comentarios

comentario/s