Una situación que genera preocupación en la ciudad

La peligrosidad de conducir alcoholizado no es ninguna novedad, sin embargo es algo que se continúa haciendo y los controles nocturnos que realiza el área de Tránsito dejan en claro que es una tendencia que se hace más habitual en esta época.

Según indicó Juan Pérez, titular del área municipal que efectúa estos controles, los operativos realizados en lo poco que va del verano deja números que preocupan, dado que en horarios nocturnos se suele conducir con alcohol en sangre sin tener en cuenta las consecuencias que eso puede traer no solo para el conductor que puede ser infraccionado y al que se le puede retener la licencia, sino también para las demás personas que circulan a su alrededor.

Los controles en la ciudad se realizan en horarios nocturnos y los fines de semana son los días que más resultados positivos arrojan.

Aunque no es una excusa, un problema que tiene Necochea en este sentido es que si se quiere salir a tomar algo a un bar o boliche de la Villa Díaz Vélez, por ejemplo, es algo bastante dificil de conseguir en un fin de semana de verano si no se hace con un vehículo particular. Esto se debe a que el transporte público de colectivos deja de funcionar a la medianoche, las agencias de remises se saturan los fines de semana haciendo casi imposible la comunicación y es dificil encontrar un taxi disponible en la calle.

Cabe señalar que la reglamentación vigente establece como límite máximo de alcohol tolerado en sangre para vehículos particulares es de 0.5 gr/litro. Para motos, la prohibición está en 0.2 gr/l y 0.5 gr/l en acompañantes; en el caso de los profesionales y principiantes, la tolerancia es cero.

Estos controles de alcoholemia se suelen hacer durante las noches en la diagonal San Martín, la vía más rápida que comunica la playa con el centro viejo, aunque los inspectores habitualmente van rotando días, horarios y lugares de control para que no sea tan facil para los infractores esquivar los operativos.

Comentarios

comentario/s