Delfino propuso un boleto plano de $60 y dijo que las empresas “ya no tienen de donde sacar un peso”

El concejal del bloque “Necochea Federal” destacó que ese precio es el mismo que se paga en Mar del Plata donde existe una tasa de uso 30 veces mayor a la local. Resaltó la falta de voluntad política del Concejo Deliberante y afirmó: “Prefiero que la gente se pueda subir pagando ese valor y no que tenga que pagar un remis o un taxi”.

Casi una semana pasó desde que los necochenses y quequenenses no cuentan con el servicio de transporte público de pasajeros debido a una disputa entre las empresas a cargo del servicio y sus trabajadores. Según las compañías, la situación hubiera sido totalmente evitable si el Concejo Deliberante hubiera escuchado su solicitud de aumentar el boleto plano, ya que con la tarifa actual y los recursos enviados por Nación no alcanzan a cubrir los sueldos de las 120 familias que integran sus planteles.

En el aire de Voces de la Ciudad, el doctor Maximiliano Delfino aseguró que presentaron un proyecto de ordenanza el pasado sábado que contempla una suba del pasaje tomando en cuenta el proceso inflacionario. “Equiparé el número de 60 pesos que es lo que sale el boleto en Mar del Plata”, confirmó el médico, para explicar al respecto que con ese precio se busca “tratar de descomprimir esta situación de las empresas que están asfixiadas económica y financieramente”.

“Ya no tienen de donde sacar un peso”, opinó el legislador local en la mañana de FM Vinilo 103.5 MHz luego de reunirse con el sindicato que nuclea a los trabajadores y con responsables de las empresas, recordando que, a principio de año, habían pedido “que el boleto se vaya a 55 pesos y el Concejo les otorgó 35”.

Tras detallar que, según un informe de costos elaborado por la Compañía de Transporte Necochea y Micro Ómnibus Nueva Pompeya, el valor real del boleto debería ser de 159 pesos, Delfino aseveró sobre la realidad que atraviesan estas dos firmas que “son subsidio-dependientes y con el subsidio del Estado no llegan a pagar ni la mitad de los sueldos. Imagínense que menos plata van a tener para reparar un refugio, cambiar un recorrido o comprar una unidad nueva con rampa”.

“Estás obligando a una empresa a trabajar en déficit, a trabajar a perdida”, sentenció el edil, revelando que “la idea era que el Concejo se pusiera de acuerdo en el valor mínimo posible para que la empresa pudiera ir al banco, pedir un préstamo y solucionar el problema”, aunque destacó que no ve voluntad política para llegar a una determinación de este tipo.

“Prefiero que hoy en día la gente se pueda subir pagando ese valor y no que tenga que pagar un remis o un taxi a 300 pesos del centro a la playa”, remató el concejal.