Desde el municipio atribuyen la baja presión de agua a un “combo” de factores y aseguran que todos los pozos funcionan

El director de Infraestructura, Marcelo Gómez, explicó que “nos costó recuperar la presión” por un corte energético de la Usina que dejó fuera de servicio 5 bombas. El calor, el consumo elevado y la falta de lluvias se conjugan para provocar que el caudal disminuya, por lo que ruegan a vecinos y turistas un uso racional.

Tras recibir algunas quejas por falta de agua en distintos sectores de las ciudades de Necochea y Quequén, el director de Infraestructura de la Municipalidad de Necochea, Marcelo Gómez, aseguró que los pozos están funcionando y que la baja de presión registrada en algunos sectores se debe a un “combo” de factores negativos que se han dado durante estos meses y que se incrementan en verano.

En el aire de Voces de la Ciudad, el ingeniero confirmó, primero, que “antes de ayer tuvimos problemas de la Usina por un corte de luz y cinco pozos parados, que afectó al sector de la playa, el centro y las Aguas Corrientes”, explicando que “a partir de ahí, nos costó recuperar la presión, porque se juntan varias horas parados los pozos más todos los días de calor que vienen haciendo”.

En cuanto a los quejas, aseguró que se focalizan, sobre todo, en el centro de Necochea, y que en la playa “son puntuales y estamos viéndolas, trabajando con todas las cuadrillas”, mientras que en Quequén casi no ha habido reclamos.

Advirtiendo sobre ese “combo” al que atribuye la baja presión, el funcionario agregó que “tenemos el tema de las lluvias. Prácticamente, hace más de 4 meses que no llueve y las napas está muy deprimidas, las bombas no sacan el caudal que venían sacando o que tiene que sacar; eso se junta con el derroche, que siempre pedimos el uso racional, porque eso también afecta”.

Atento al sector de la playa, donde la utilización de la red aumenta más que considerablemente por la llegada masiva del turismo y la activación de los sectores gastronómico, hotelero y balneario, Gómez reveló que los pozos de 89 y 10, 101 y 36, y 42 y 91 “convergen hacia la playa, como todos los pozos del centro que, en definitiva y por gravedad, van hacia ahí”.

Por último, el titular del espacio que depende de la Secretaría de Planeamiento, Obras y Servicios Públicos, especificó que muchos de los reclamos de la Villa se deben a fallos intradomiciliarios. “Por ejemplo, hay departamentos que no tienen cisterna. Entonces, los inquilinos se encuentran con que no tienen agua, pero son problemas internos”.

En ese aspecto, recordó que, por ordenanza, “hasta 4, 5 metros el agua tiene que entrar por presión de la red, pero, más allá de esa altura, necesitás tanque cisterna, que hace tiempo se exige por reglamento. El vecino tiene que ir adecuando sus instalaciones y poniéndose al día”, sentenció.