Se avaló el único cambio que propuso Miguel Ángel Pichetto en la Cámara alta, que pidió que la iniciativa no incluya a los inmuebles usados como “casa habitación” si tienen una valuación de hasta $18 millones.

La Cámara de Diputados convirtió en ley el aumento al impuesto de los Bienes Personales, proyecto que recibió la media sanción el 25 de octubre pero que debió volver al recinto por haber sufrido modificaciones en el Senado. Fue por 125 votos a favor, 65 en contra y 27 abstenciones.

De esta manera, el plenario avaló el único cambio que propuso Miguel Ángel Pichetto en la Cámara alta, que pidió que la iniciativa no incluya a los inmuebles usados como “casa habitación” si presentan una valuación de hasta $18 millones. En el caso de que la vivienda esté alquilada sí tributará por el total de su valor. Por otra parte, cada familia podrá deducir del impuesto un solo inmueble. En el caso de tener más propiedades, las restantes pagarían con alícuota plena y sin posibilidad de aplicar aquellas deducciones.

Desde enero del 2019 la nueva ley llevará la base imponible del impuesto a $2.000.000 (hoy es $1.050.000). También subirán las alícuotas para quienes tienen mayor poder adquisitivo: los que declaren bienes entre $2.000.000 y $5.000.000 pagarán una tasa de 0,25%; de $5.000.000 a $10.000.000 tributarán 0,50%, y a partir de los $20.000.000, la tasa será de 0,75 por ciento.

El interbloque Argentina Federal fue de gran ayuda para el oficialismo en esta sanción. Mientras que del lado del kirchnerismo, el espacio de Felipe Solá y el Movimiento Evita, la izquierda, el salteño Alfredo Olmedo y el mendocino José Luis Ramón se expresaron en contra.

Entre las abstenciones estuvieron el Frente Renovador, Diego Bossio, Eduardo “Bali” Bucca y Javier David, Unidad Justicialista, el bloque de Martín Lousteau, Luis Contigiani y Javier Campos, de la Coalición Cívica.

Comentarios

comentario/s