El Concejo Deliberante aprobó, por mayoría, un reconocimiento de deuda para con un proveedor por la realización del Campamento Popular Joven Trabajador, realizado en febrero pasado, pero generó ciertas dudas en los ediles de Cambiemos, quienes no acompañaron dicho documento.

Quien fue la encargada de mostrar la postura de dichos bloques, fue la edil Marcela Fernández Palma (Cambiemos-CC-PRO), quien aclaró diciendo que “esto no es nada en contra del Frente Popular Darío Santillán Corriente Nacional, ni contra el proveedor, quien de alguna manera termina siendo víctima de este pago”.

“Lo que a mí me llama la atención es que se declarara de Interés Municipal un evento político de juventud de un determinado partido”, explicó, por lo que supuso que “a partir de ahora, todos los eventos políticos de cada partido serán declarados” de la misma manera.

Al parecer de Fernández Palma, “me preocupa mucho que se hayan destinado 11.211 pesos para solventar gastos de mercadería destinada al evento”, detallando que se trató de pollo, carne picada, cebolla, etc., y apuntó que “hoy, todos los vecinos del distrito somos quienes tenemos que pagar esa deuda”.

“Considero que quienes deberían pagar de su bolsillo es la funcionaria Jimena López o el mismo intendente, quienes son los que están poniendo a todos los vecinos en un gasto que no corresponde, porque no termina de ser un acto político”, concluyó.

Comentarios

comentario/s