El lunes, el comedor Barrio Campana sufrió las consecuencias de un nuevo hecho delictivo y ahora recurre a la solidaridad de los vecinos de Necochea y Quequén para continuar con su labor diaria.

Lamentablemente, esta no es la primera vez que el comedor de 73 al 3900 sufre un robo, donde desaparece la comida y, además, los delincuentes dañan las instalaciones buscando algún objeto de alto valor económico, que difícilmente encontrarán en la humilde institución que ayuda a unos ochenta niños y adolescentes del barrio.

Por este motivo, miembros del grupo Peluqueros Solidarios se han puesto en campaña para recolectar donaciones de alimentos y ropa que serán recibidos en el mismo comedor o en las peluquerías de avenida 10 entre 75 y 77 y en la de avenida 59 entre 78 y 80.

Comentarios

comentario/s