Desde marzo del año pasado, rige la ordenanza que prohibe la entrega de bolsas de nylon en los almacenes y supermercados, la cual fue impulsada por el oficialismo y aprobada por el Concejo Deliberante.

No obstante, a pesar de que algunas personas ya han tomado conciencia de la importancia para el medio ambiente y la limpieza de la ciudad, muchos comercios siguen entregando los productos en bolsas plásticas.

La ordenanza se comenzó a implementar paulatinamente hasta prohibir la entrega de bolsas por completo y hoy hay varias personas que ya usan las reutilizables de tela.

Recientemente, el concejal Luciano González, impulsor del proyecto, estuvo en una escuela brindando una charla sobre cuidado del medio ambiente, basado en este proyecto que fue muy positivo para la ciudad.

Sin embargo, el hecho de que la ordenanza no se esté respetando en muchos lugares tiene que ver con la falta de control que se da también en otras tantas ordenanzas y leyes provinciales.

Las inspecciones son casi nulas en este sentido y si la ordenanza se respeta en algunos lugares es por el buen accionar de los comerciantes y los clientes.

Lo mismo ocurre por ejemplo con los controles en el tránsito, en los locales nocturnos, en la elaboración de comidas caseras, bromatología, controles de vehículos en la arena, entre otros temas que harían a mejor al funcionamiento de la ciudad.

Comentarios

comentario/s