El cura Gonzalo Domench informó el programa para celebrar a San Cayetano

Desde este jueves 4 al domingo 7 se realizarán misas y actividades de celebración en honor al santo de la providencia y patrono del pan y del trabajo, cuya capilla lleva su nombre en el barrio 9 de Julio estará abierta a diario de 8 a 20 hs. y se contará con la visita del obispo Gabriel Mestre.

En el aire de “Voces de la Ciudad”, el cura párroco de Santa Teresita, Gonzalo Domench, y cuya bajo advocación se encuentra la capilla San Cayetano del Barrio 9 de Julio, detalló ante la pregunta del periodista Jorge Gómez los aspectos del programa religioso organizado junto a ambas comunidades.

-Jueves 4, a las 18 misa: Rezamos por la salud y ágape fraterno Día del Párroco.
-Viernes 5, misa a las 18, a las 17 adoración eucarística, rezos por los niños y jóvenes.
-Sábado 6 Misión “San Cayetano nos invita” por las calles céntricas en 59 y 62.
-Domingo 7, misa de inicio a la medianoche; a las 11 preside el Monseñor Gabriel Mestre; a las 15 procesión y misa, y a las 19 Ánima Renovación Carismática.

El programa de celebraciones lleva el lema “Con San Cayetano nos ponemos la patria al hombro”, acerca de lo que explicó Domench que “pensábamos que en este tiempo tan dolido, un lindo gesto es ponernos juntos la patria al hombro”.

Respecto a la misión céntrica del sábado, puntualizó que “será alrededor de las 15 e iremos por la zona del centro con la imagen de San Cayetano a invitar a la gente y repartir los programas”, tras lo cual “nos volvemos a la capilla y a la medianoche iniciamos con la misa. Nuestro obispo Gabriel (Mestre) quiere venir a compartir con nosotros la mañana del domingo).

En este contexto, aclaró el cura que el templo del barrio 9 de Julio permanecerá abierto de 8 a 20 y habrá servicio de cantina en 79 y 102, “con empanadas, choripanes y tortas a disposición, todo en un clima de fiesta”, señaló.

En tanto, cuando se le pidió un mensaje de reflexión en víspera de San Cayetano, comunicó que “llegamos con mucha ilusión, como todos los argentinos, nos toca la doble misión como peregrinos de pedir por nuestra gente: algunos están con mucha ilusión, otros con mucha tristeza, y por eso los queremos recibir y abrir las puertas de las capillas para los peregrinos. Que se puedan encontrar con una iglesia que los recibe y los abraza es un lindo desafío”.