El donante Claudio Ramón y su yerno Esteban se encuentran óptimos tras el trasplante de riñón

“Uno se siente orgulloso de hacer un acto así, un día tomé la decisión y no se revocó para nada”, expresó muy emocionado el trabajador municipal de Guardaparques, Claudio Ramón, desde Capital Federal, donde se encuentra internado, y confirmó que el beneficiario del riñón, su yerno Esteban Ruiz de Azua, goza de muy buen estado de salud.

Al ser consultado vía telefónica por el periodista Jorge Gómez en la mañana de “Voces de la Ciudad”, Ramón expresó con voz quebrada que “gracias a Dios hoy estoy bien, ayer con algunos dolores propios de una cirugía, pero hoy mejor”, y hasta deslizó una humorada: “No sé si no se lo pido de vuelta el riñón a mi yerno, porque la verdad es que está excelente, sin dolores, anda caminando y con unas ganas de vivir tremenda”.

Vale destacar que Ruiz de Azua pasó por un proceso de siete años de diálisis, y desde hacía tres su suegro Claudio Ramón había tomado la decisión de donarle su riñón. “Esteban es un ser maravilloso, nos llevamos muy bien y me ha dado un nieto, Ramiro, que es lo más lindo. Mi hija se llama Soledad y mi esposa Elizabeth Tierranegra”, expresó el municipal de 55 años.

El trasplante de Ruiz de Azua, de 38 años, se realizó en el sanatorio Sagrado Corazón de Capital Federal, desde donde Ramón valoró que “la atención fue excelente de todo el equipo”, y reveló: “Hace tres años que estábamos con esto, pero teníamos que conseguir un recurso de amparo, si no nos autorizaban, ya que no soy familiar directo a pesar de mi nieto. Así que el Dr. Fuentes Benítez nos hizo todo el trámite para poder iniciar todo y este año se logró la autorización del juez”.

A título personal, “la decisión yo ya la tenía tomada, tuve un tratamiento especial con psicólogo y psiquiatra”, manifestó, para acotar entre lágrimas que “con mi yerno somos 100% compatibles y tenemos el mismo grupo sanguíneo, hasta la misma cantidad de arterias tenemos, cosa de no creer… parecemos hechos el uno para el otro”.

“Me han llamado de todos lados, amigos y familiares, estoy muy feliz, pero más que nada por Esteban, tiene mucho por vivir y recorrer. Yo en 15 días estaría por Necochea y él tiene 30 días para el alta. Uno se siente orgulloso de hacer un acto así, un día tomé la decisión y no se revocó para nada”, finalizó el titular de Guardaparques.