El rotundo giro que experimentará la Argentina a partir del 10 de este mes, con la asunción del presidente Alberto Fernández, también se manifestará en la política deportiva. Si bien se hará oficial este viernes, se definió que el área de Deporte estará a cargo de Inés Arrondo, la exLeona campeona del mundo en Perth 2002, que viene participando activamente en la política del Frente de Todos.

Arrondo quedará en los libros porque será la primera mujer en ocupar el puesto, como sucesora de Diógenes de Urquiza en la Agencia de Deporte. Sobre este punto, un asterisco: la intención del nuevo Gobierno es que se recupere el rango de Secretaría de Deporte, como sucedía hasta la gestión de Carlos Mac Allister. Pero más allá de los cambios estructurales que se vendrán en la cartera, la exdelantera supo hacer historia desde el momento en que plasmó en un dibujo el concepto de «Leona», que nació en los Juegos Olímpicos de Sydney 2000. Fue una iniciativa que se convirtió, al cabo, en fundacional para la disciplina.

Dirigidas entonces por Sergio Vigil, las chicas se sintieron identificadas con la garra y el sentido de pertenencia de ese mamífero y por este motivo pusieron en marcha una imagen que las representara. Necesitaban un impulso, una razón de ser para seguir creciendo como seleccionado de hockey. Los trazos finales del diseño los dio justamente la marplatense Arrondo. Aquel logo dorado se utilizó en la camiseta a partir de la segunda rueda del certamen y las albicelestes llegaron hasta la final, en la que cayeron por 3-1 ante Australia, potencia hegemónica por aquellos tiempos.

El idilio con aquella figura de la leona reposada se hizo más fuerte con el transcurso de los torneos y los títulos, como en el Champions Trophy 2001 y el Mundial 2002, un torneo en el que -si se habla de hacer historia- Arrondo anotó el gol de la apertura en la final contra Holanda. En los últimos minutos llegaría el empate naranja (1-1), pero Mariela Antoniska se convertiría en heroína en la definición por penales, para darle a la selección el primero de sus dos títulos mundiales.

Surgida en Universitario de Mar del Plata y adoptada a nivel metropolitano por Saint Catherine’s, la carrera de Arrondo en el equipo argentino fue intensa y se vio interrumpida cuando se transformó en mamá, en 2006. Al respecto, contó una anécdota: «Mi primer hijo tiene cuatro partidos internacionales. Había quedado embarazada antes de ir al Champions de Australia 2005, pero no lo sabía. Yo estaba hecha un avión en ese torneo. Se ve que las hormonas juegan una parte importante en la preparación física. Si me hubiera tocado el doping me hubiese enterado en la otra parte del mundo».

Comentarios

comentario/s