El Puente Colgante «Hipólito Yrigoyen» cumplió 92 años

En este miércoles está cumpliendo 91 años el Puente Colgante “Hipólito Yrigoyen”, que se eleva por encima del Río Quequén y une a las ciudades de Necochea y Quequén. Fue inaugurado oficialmente el 21 de julio de 1929.

Esta obra de ingeniería única en el país por su estructura y característica es una de las pocas que quedan en pie, y contemplarlo es una verdadera maravilla, teniendo en cuenta el gran despliegue que debió realizarse al momento de su construcción.

El puente tiene un largo total de 270 metros y un vano central de 150 metros de luz, así como otros dos vanos laterales de 60 metros. La estructura está suspendida por 32 cables que la sujetan desde dos grandes pórticos metálicos de 25,7 metros de alto, apoyados sobre 4 ejes.

La estructura metálica fue construida en las Usinas de la Compañía en Francia, fue fabricada en secciones del mayor tamaño posible, compatibles con las exigencias de embarque y transporte. Todo el material se cargó en Cherburgo, a bordo de los barcos nacionales «Pampa» y «Bahía Blanca», siendo desembarcados en el Puerto Quequén y llevados hasta la obra por esas embarcaciones, remolcadas 5 kilómetros río arriba.

Hace unos años atrás el puente fue remodelado. Se eliminaron las veredas y se construyeron pasarelas metálicas sobre ambos costados, al tiempo que se lo dotó de nueva iluminación, se repavimentó y su estructura fue pintada de color naranja.