Evitar el sol y mantener una buena hidratación: consejos para que los niños no sufran golpes de calor

El pediatra Nicolás Molina dejó algunas recomendaciones para cuidar a los más pequeños ante las altas temperaturas, asegurando que “la clave está en el agua”. Además, opinó, haciendo un claro llamado a la responsabilidad, que “debemos dejar de priorizarnos y entender que las necesidades de nuestros hijos son otras”.

“No importa tanto la máxima temperatura sino la mínima, que no nos permite un buen descanso”, comenzó explicando el médico, señalando que “la clave para todos estos días es una buena hidratación”, lo que significa ganarle de antemano a la sed, a la orina oscura o a la lengua seca. Adelantarnos y permanentemente hidratarnos”.

Este primer consejo es aún más primordial en el caso de los chicos, “porque no suelen tener la demanda, entonces se debe estar más alerta y permanentemente ofreciéndoles; siempre recordando que la mejor bebida, por lejos, es el agua” y que “las bebidas azucaradas no son recomendables para eta época”.

Al reflotar otra clave importante para esta parte del año, el profesional que desempeña tareas en el Hospital Municipal “Dr. Emilio Ferreyra” advirtió que es esencial no exponerse en horas del mediodía, ya que las altas temperaturas no permiten hacer el intercambio natural.

Sobre este último punto, el pediatra reveló que “teniendo a un chico (en especial hasta los dos años) a las 12 del mediodía en la playa lo único que hacemos es generarle sufrimiento: dolores de cabeza, cansancio y un estado de malestar general que después se manifiesta como un llanto al que no logramos encontrar explicación. Eso es el famoso golpe de calor”.

Al ofrecer una recomendación en forma de advertencia profesional o llamado a la responsabilidad, Molina aseguró que, cuando pensamos en ir a la playa, por ejemplo, aunque el reto también sirva para la vida cotidiana, “tenemos que dejar de priorizarnos y entender que las necesidades de nuestros hijos son otras”.

Los niños y las niñas “necesitan una sombrita, un descanso, agua”, prosiguió, indicando luego que, “en el caso de un golpe de calor hay que hacer la consulta con el médico de cabecera”, aunque siempre es mejor ir previniendo esta situación tratando de bajar la temperatura con paños fríos o una ducha de agua más fresquita (nunca helada), y centrar el esfuerzo en la hidratación: “La clave está en el agua”, sintetizó.

En el aire de la FM Vinilo 103.5 MHz, el médico también habló de las gastroenteritis. “Las típicas de esta parte del año son las bacteriana, que es cuando dejamos la mayonesa afuera mucho tiempo o cuando no nos lavamos las manos adecuadamente para las cocciones”, pero a esas, “ahora se sumaron las típicas del Covid, que se manifiesta de muchas formas distintas, entre otras, con diarreas y vómitos o deshidratación”.

En torno a eso recomendó estar siempre alertas y reforzar la vacunación, asegurando que “por más que sean leves (y a diferencia de las otras olas de coronavirus) estamos viendo muchos más casos”.