Experiencia inolvidable en Necochea para 23 niños de Icaño, Santiago del Estero

Mediante un proyecto enlazado a la fundación “Raíces Solidarias”, que encabeza el necochense Juan Pablo Toledano, 23 niños de entre 8 y 9 años de la provincia de Santiago del Estero visitaron Necochea, conocieron el mar y este lunes al mediodía emprenden el regreso hacia su tierra.

La delegación está compuesta también de padres de estos niños, docentes y directivos de Icaño, que es un departamento de Avellaneda, en la mencionada provincia, quienes empezaron a viajar el martes anterior hasta nuestra ciudad y pudieron recorrer la playa y demás escenarios naturales, además de realizar recorridas y visitas al Tren del Parque, Lago de los Cisnes, Monumento a Malvinas, el Faro, lobos marinos, y demás.

Con las emociones a flor de piel, el referente de “Raíces Solidarias” de Necochea, Juan Pablo Toledano, habló telefónicamente con el periodista Jorge Gómez en “Voces de la Ciudad” y expresó que “bajamos a la playa en el Poseidón, es muy difícil describir en palabras cómo es la cara de ellos cuando ven el mar.»

«Una de las cosas que me llamó la atención fue que cuando empezamos a bajar hacia la orilla no se acercaron inmediatamente al mar, sino que lo fueron haciendo paulatinamente hasta que tocaron el agua, y una vez que tocaron el agua no los podíamos sacar de adentro del mar por más que hacía frío y el agua estaba helada”, manifestó.

Acto seguido, se pudo escuchar el testimonio de la directiva de Icaño, Soledad Ersegovich; y del coordinador Matías Zárate. En primer término, Soledad Ersegovich contextualizó que “se hizo el concurso “Conociendo el mar”, y quedamos con Juan Pablo (Toledano) en que iban a estar involucradas todas las escuelas del pueblo y parajes vecinos, y los niños que están en Necochea son los que han participado y ganado».

«Hubo una serie de dificultades en el sentido de que son niños que jamás han salido del hábito de su casa, allá tenemos un contexto totalmente diferente a este, hay muchos papás que han sido generosos para mandarlos y que tengan esta oportunidad maravillosa, son 23 chiquitos de 8 o 9 años, y lamentablemente han quedado unos 15 sin poder viajar”, indicó.

A título personal, Soledad contó que “conocía el mar porque mi papá es marplatense, pero no conocía Necochea y fue algo maravilloso, los chicos empezaron a gritar ya cuando vieron el puerto y los barcos, fue algo impresionante… y después cuando vieron la inmensidad del mar también, aunque hubo como un respeto, como que el mar se impuso, pero después cuando le tomaron confianza se quedaron bastante”.

Por su parte, Matías Zárate testimonió que “cuando llegamos fue muy emotivo, despertó un gran asombro en nosotros y los chicos y sus papis que no conocían el mar, hubo un hermoso recibimiento de Juan Pablo y la fundación, quienes se portaron de forma excelente con nosotros”.

Amplió diciendo que “es un espectáculo estar frente al mar y para muchos de ellos será un recuerdo de por vida. En Santiago del Estero vivimos en el llano y realmente es una experiencia inolvidable. La situación del país no es sencilla y para muchos de ellos venir a Necochea de forma particular sería una utopía, pero gracias a Dios en base a todo lo que se llevó a cabo con la fundación de Juan Pablo Toledano es un sueño hecho realidad”.