A días de un nuevo anuncio sobre la continuidad del aislamiento, el Presidente afirmó que «la cuarentena es el único remedio». Citó el ejemplo de Necochea para graficar el nivel de contagio del virus.

El presidente Alberto Fernández sostuvo que pese a que «el nivel de control sobre el virus es muy alto» todavía persisten «algunos pocos focos que nos obligan a ser cuidadosos», en referencia a la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y al conurbano bonaerense. Sobre la continuidad de la cuarentena en esa región sostuvo que «tenemos que ir cuidadosamente viendo cómo evoluciona».

«El resto del país evoluciona bien, el problema central es que tenemos una mirada muy porteña», sostuvo el Presidente en declaraciones a Radio Metro. «Estamos enfrentando un virus que no sabemos ni cómo se cura ni cómo se previene y que tiene un ritmo de contagio altísimo», agregó.

Sobre ese peligro, Fernández advirtió que «si quieren ver una muestra les recomiendo que miren lo que está pasando en Necochea, donde repentinamente convirtieron un baby shower en un proceso de infección que alcanzó a decenas de personas, en una ciudad que se creía libre de riesgo». «Entonces, me parece que hay ser muy cuidadosos», señaló.

En ese marco, insistió con que «la cuarentena es el único remedio que la ciencia dice que hoy funciona» y criticó que «hay algunas lecturas poco responsables porque piensan que con 40 o con 60 días alcanza y ya es mucho. Vayan y pregunten en Necochea si son suficientes».

Sobre los focos de contagio que se iniciaron en barrios vulnerables del conurbano bonaerense dijo que el objetivo es «preservar las vidas de los que están en esos barrios, porque eso permite ir detectando quienes están infectados y darles la atención que corresponde».

Además, cuestionó a los que «irresponsablemente llaman guetos» al método de aislamiento en villas y afirmó que «es un sistema de control de la salud de los que viven en esos barrios».

Comentarios

comentario/s