Fueron infraccionados por realizar una fiesta, pero cuando la Policía se fue reanudaron la reunión

Efectivos del Comando de Patrullas de Necochea y personal de la Dirección de Control Urbano desarticularon este fin de semana dos fiestas clandestinas, con la particularidad de que una se reanudó luego de que la propietaria de la vivienda fuera infraccionada, en tanto que en la otra alrededor de 50 personas comenzaron a huir al advertir la presencia policial.

Una de las fiestas tenía lugar en una casa de 71 al 800, lugar al que concurrieron la Policía y el personal municipal a raíz de llamados de vecinos, constantado que desde la calle se oía música a alto volumen y gritos de personas.

Los efectivos policiales fueron atendidos por la propietaria del inmueble, de 39 años, a quien se le realizaron actas de infracciones y se la puso en conocimiento de la formación de causas penales y contravencionales por quebrantar las restricciones impuestas por la pandemia y no adoptar medidas preventivas para evitar la propagación del coronavirus.

Pese a todo, la Policía debió regresar al lugar ante las reiteradas quejas de vecinos quienes denunciaron que la fiesta continuaba. La mujer fue nuevamente infraccionada por reiterar las faltas.

EN QUEQUEN

En tanto, la otra fiesta clandestina desbaratada se realizaba en en una vivienda de 538 al 1400, en Quequén, donde también se escuchaba música a elevado volumen y gritos de una importante cantidad de personas.

Luego de que el personal del Comando de Patrulla llamara a la puerta, alrededor de 50 personas comenzaron a escapar al advertir la presencia policial y del personal de la Dirección de Control Urbano.

Ambos cuerpos, el policial y el municipal, cumplimentaron los recaudos legales porque la fiesta quebrantaba las medidas sanitarias de prevención, dando intervención a los Juzgados Federal de Primera Instancia, Correccional N° 1 y de Faltas.

FOTOS: Superintendencia Atlántica II – Comando de Patrullas de Necochea.