“Gracias a un orden económico se pueden hacer estas obras con recursos municipales”

El intendente Arturo Rojas se hizo presente en el arranque de las obras de asfalto que, con fondos municipales se harán en 22 cuadras del distrito, que mejorarán la transitabilidad considerablemente en sectores neurálgicos de la ciudad.

En este contexto, el jefe comunal se acercó a la Avenida 58 entre calles 53 y 55, oportunidad en la que esta mañana la empresa adjudicataria, Grupo Cannatá, empezó con el levantamiento del asfalto añejo en esa arteria en particular.

“Esta obra la vamos a hacer con fondos municipales, y tiene que ver con el recapado, frezado y el asfaltado de más de 22 cuadras de diferentes puntos de la ciudad” consideró el Intendente, para asegurar que “ahora se empezó a levantar el asfalto en 58 entre 53 y 55, después se hará lo propio en la otra mano (la que mira a la terminal de ómnibus) y así seguiremos avanzando entre 55 y 57, también de ambas manos”.

Acto seguido, Rojas adelantó que luego” continuaremos por la 66 entre 53 y 55, 40 entre 69 y 71, 65 entre 66 y 68, los cuatro bulevares centrales de la plaza, y un sector del Barrio Los Tilos, en 104 entre 71 y 75, y las calles perpendiculares” entre otras.

“Esta obra es sumamente importante, sabiendo que tenemos muchas calles por seguir arreglando”, admitió para agregar que “la idea es romper por cuadras e ir habilitando el paso vehicular hasta empezar con el fresado y demás, porque lo que queremos con esto es interrumpir lo menos posible el tránsito”.

Tras poner de relieve que “para terminar todas las calles hay un plazo de obra de más de 90 días”, el máximo mandatario explicó que “también hemos comprado algunas toneladas de asfalto en negro para que, con personal municipal, podamos ir haciendo bacheo en aquellos lugares que no le corresponden a la empresa”.

En otro orden, el máximo mandatario expresó con satisfacción que “el vecino paga sus tasas y ve que le devolvemos ese gesto con obras que hacemos con fondos propios, y sabe que esta gestión, además, las arranca y las termina en los tiempos correspondientes” para argumentar enseguida que “esto también tiene que ver con el orden económico que ya es una característica de nuestra gestión”.

En ese aspecto recordó que “después de 47 años un ejercicio dio superávit, frenando un desequilibrio financiero de décadas, y la verdad es que este año también vamos camino a un orden económico que nos permite, por un lado, ponernos al día con los proveedores que faltan, y, por el otro, hacer este tipo de obras con recursos municipales”.