Por Carlos González Órono

Lanzados los principales precandidatos a intendente municipal y presentadas sus respectivas listas de postulados a concejales y consejeros escolares, en las últimas horas terminó de ponerse en marcha la campaña proselitista con vistas a las elecciones primarias del próximo 11 de agosto, con la realización de actos que pusieron de relieve la impronta de los distintos aspirantes al sillón de Murga.

Por un lado, el intendente Facundo López, que aspira a la reelección, lanzó su campaña con el fuerte espaldarazo de los principales precandidatos a nivel nacional y provincial –Alberto Fernández, Axel Kicillof y Sergio Massa- quienes encabezaron un colorido acto en el Club Boca, con el concurso de diferentes sectores del justicialismo, agrupaciones del kirchnerismo y sectores del gremialismo.

Como era de esperar, durante el acto los oradores apuntaron contra las figuras del presidente Mauricio Macri y de la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal. En cuanto a la escenografía, si bien moderna, mucho tuvo que ver con la liturgia peronista, lejos de ser uno de esos multitudinarios actos de un pasado no tan lejano.

Un día antes, el actual presidente del Consorcio de Gestión de Puerto Quequén y precandidato a intendente de Juntos por el Cambio, Arturo Rojas, presentó la “Lista de la gente” en el gimnasio del Centro Vasco que fue escenario de un acto con todas las luces del modernismo y de la innovación tecnológica en la materia.

Rojas dejó en claro que el suyo y el de su gente es un proyecto vecinalista, el cual se ve reflejado en la conformación de su nómina de precandidatos a concejales y consejeros, los cuales no provienen de la política tradicional.

Días antes, el otro precandidato de Juntos por el Cambio, Gonzalo Diez, presentó a sus postulantes en un acto más austero, donde se pudieron observar a las espadas del radicalismo local de los últimos años, algunas de los cuales formaron parte del gobierno del ex intendente Daniel Molina.

Hechas las presentaciones, al menos de los precandidatos que a priori largan con ventaja, cabe preguntarse qué espera el electorado local en los próximos días, en lo que será el devenir de la campaña electoral.

Cuanto menos que no abunden las descalificaciones y las chicanas inconducentes y que poco tienen que ver con las necesidades de un distrito postergado y con múltiples necesidades en materia de infraestructura y modernización. En definitiva, los ciudadanos están deseosos de escuchar propuestas serias y realizables, no vanas promesas para no volver a caer en la frustración.

Hasta ahora, uno de los puntos de debate o propuestas tiene que ver con el deteriorado pavimento del ejido urbano. Por un lado, López anunció la inminente puesta en marcha de la repavimentación de un buen tramo de la avenida 59, de la calle 53 entre 58 y 60 y de la 67 en el centro de la ciudad. Obra muy necesaria.

Rojas anunció desde el ente portuario la pavimentación del acceso al Hospital Irurzun de Quequén y a diferentes establecimientos educacionales de la vecina orilla, lo que mereció las críticas de Gonzalo Diez, quien propone la creación de una planta hormigonera municipal, con la que aspira desarrollar llevar el ambicioso proyecto de pavimentar más de 100 cuadras por año de gestión.

Pues bien, ese tema quizás haya sido un buen punto de partida por parte de los postulados a intendente, pero los necochenses desean saber qué planes tienen para el futuro del Complejo Casino, para la extensión de la red cloacal en diferentes sectores de nuestro núcleo urbano, para mejorar la prestación de salud, para combatir la inseguridad y para hacer viable un Estado municipal que hoy tienen numerosos problemas para llevar adelante la prestación de servicios.

Una campaña propositiva es lo que, en definitiva, espera y merece el vecino que a lo largo de la presente etapa democrática ha asistido a numerosos enfrentamientos y mezquindades que no han hecho más que retrasar el desarrollo de nuestro pago chico.

 

Comentarios

comentario/s