“Identidad Vecinal Quequén” es una prueba de que es posible generar importante valor humano y capital social a través de la unión de los vecinos. Marcos Fernández es el representante de dicha asociación y trabaja a diario para generar nuevas y mejores oportunidades para quienes más lo necesitan.

Su ayuda solidaria de Marcos nace con su historia de vida. “A los 6 años mi mamá me abandonó así que me crié en Constitución, durmiendo en la calle y en institutos de niños. Conocí Necochea porque cuando tenía 11 años me trasladaron al hogar de niño Pieres.

Para mí la calle era mi lugar así que me escapé y me tomé el tren de Quequén a Constitución. Cuando tenía 16 años recibí una paliza fuerte de una bandita en la calle así que volví a Necochea porque me tenía que escarpar de esa situación. Durante un largo tiempo dormía en la escollera, hasta que un pescador me ayudó, mi dio un techo y de a poco comencé a conseguir trabajo. Aprendí el oficio de albañilería y pintura y ahí comencé a salir a adelante”.

Marcos tuvo la oportunidad de conocer a Gastón Guarracino y gracias a él comenzaría su camino solidario. “Estuve vinculado a una iglesia evangelista que me dio mucha contención, pero fue gracias a Gastón que entendí la importancia de ayuda al otro.

Aprendí de él lo que era preocuparse realmente por la gente. Cuando murió me alejé de todo y en el año 2012 formé “Jóvenes por el pueblo”. Nos dedicábamos a hacer eventos, le llevábamos ropa y comida para la gente más necesitada, hacíamos apoyo escolar y ayudábamos a merenderos”.

Marcos tuvo la oportunidad de conocer al representante de la Asociación Civil Identidad Vecinal, Lalo Creus, y nuevamente tuvo en sus manos la posibilidad de seguir ayudando a la gente. Fue él quien le propuso a Fernández que fuera el representante en Quequén y Necochea. “De a poco nos estamos equipando para poder ofrecerles a la gente de nuestra ciudad diferentes acciones solidarias.

Dentro de la asociación tendremos apoyo escolar, comedor sábado y domingo, capacitaciones laborales y con el tiempo se irán armando diferentes cooperativas de trabajo. “El conoce a su pueblo no se equivoca” dijo una vez Guarracino, y creo firmemente en esto. Todo lo que hago es para devolverme a Necochea todo lo que me dio en estos 18 años”.

Marcos contó además que están trabajando en un proyecto de una quinta comunitaria. “Allí la gente va a colaborar y aprender a hacer su propia huerta. Queremos que los jóvenes se acerquen a este espacio para que no anden en la calle y puedan aprender un oficio. Queremos ser generadores de trabajo para todos aquellos que no tienen posibilidades”.

Comentarios

comentario/s