La escritora necochense Cecilia Secreto publicó su novela «Cuando elegí ser Evita»

Acercándonos Ediciones acaba de publicar la novela «Cuando elegí ser Evita» (entre el folletín y el horror), escrita por la necochense Cecilia Secreto, cuya tapa está ilustrada con una foto de dos niñas sentadas en el mismo sillón de mimbre, que son Evita y una de sus hermanas.

«Cuando elegí ser Evita» es un título extraído de una frase que la emblemática figura expresó ante sus trabajadores: “Cuando elegí ser Evita sé que elegí el camino de mi pueblo”.

Se trata de una ficción basada en fechas y acontecimientos concretos, sean ya biográficos o históricos, para después tomarse los permisos propios del género narrativo y  agregarle hechos incomprobables, personajes nacidos de la imaginación creadora y sucesos sobrenaturales o fantásticos.

La novela -que se puede adquirir a través de www.acercandonoscultura.com.ar habla de la Evita que todos conocemos o creemos conocer pero también conjetura acerca de la que no conocemos. Narrada desde distintas voces femeninas, en la historia que el lector debe ir reconstruyendo aparecen el mundo de la radiofonía, el tango, las revistas y los artistas del momento.

El encuentro entre política y mundo artístico es uno de los nudos del entramado. Y es dentro de este entramado tejido con los hilos del deseo, del poder, de la división de clases y del amor del pueblo que va a aparecer el carácter central de la novela: la envidia y el resentimiento. La amistad, el amor, el odio, la venganza y el perdón.

Su autora, Cecilia Secreto, nació en Necochea, es Magister en Letras, se desempeñó como profesora en el nivel secundario en nuestra ciudad, Mar del Plata y Miramar y se desempeña como docente en el área de Teoría Literaria en la carrera de Letras de la Universidad Nacional de Mar del Plata.

Al hacer referencia sobre la portada de su libro, Secreto se pregunta: «¿Por qué una novela que hable acerca de Eva no eligió una imagen de ella donde se la pudiera identificar fácilmente? Esa es una de las claves de esta historia que nos habla de las dos puntas de “Evita”: la niña que vive en Junín junto a su madre y hermanos y una amiga entrañable (Emita) y el cadáver de Evita, embalsamado, profanado y humillado».

«Entre una Evita y otra se atraviesa la tensión de una vida extraordinaria, única y mítica: la de una mujer que, antes de elegir ser Evita, debe dar vida a otras identidades: la de Eva Duarte, Eva Perón, para finalmente regresar a ser Evita (inmortal)», puntualizó.