Los 43 milímetros de la madrugada del miércoles ya habían puesto una pausa a la trilla en todos los campos de la zona porque, si bien en Necochea fue donde más lluvia se registro, en todas las otras localidades del distrito también habían llovido 20 milímetros en promedio.

Por otro lado, al haber salido el sol durante el día, el miércoles todavía algunos se animaron a ir a la playa que tenía la ventaja de tener la arena más húmeda y menos caliente que otros días de sol intenso.

Ya este jueves, la mañana arrancó lluviosa y muchos pensaron que el día de playa estaría perdido.

La lluvia de este jueves, que solo fue de unos cinco milímetros, que sumaron un total de 113 en lo que va de enero en la ciudad de Necochea, prolongaron la  pausa en la cosecha de trigo que se está llevando adelante en el distrito y el resto de la provincia de Buenos Aires, haciendo que se retrase por dos o tres días la fecha que tenían planeada para concretarla.

Sin embargo, para los cultivos en crecimiento estas lluvias le dan fuerza para continuar desarrollándose e ir garantizando una cosecha futura exitosa.

Entonces, aunque no se pueda disfrutar al máximo de un día de playa y los trabajos de cosecha se extiendan unos días más, las lluvias siempre son buenas para refrescar el ambiente, darle impulso a los cultivos en los campos y mantener verdes la vegetación de la ciudad.

Según los pronósticos, se espera un día soleado y con temperaturas agradables para este viernes, mientras que el fin de semana podría presentarse algo más nublado pero con más calor.

Comentarios

comentario/s