El niño Lisandro Abalo fue dado de alta este miércoles, luego de permanecer internado durante casi dos semanas en el Hospital Materno Infantil de Mar del Plata, tras el trágico incendio registrado en una vivienda de Quequén, que le costó la vida a su hermana Camila.

Múltiples muestras de acompañamiento y cariño ha recibido Lisandro durante esta jornada, como así también las visitas de Fernando Cañada, quien le presta una casa para su familia, y de los hermanos Juan Bautista y Franco De Benedictis, entre otros.

Lisandro se encuentra en la casa de su abuelo junto a su mamá Daiana González y la pareja de ésta. Se estima que la familia se mudará este fin de semana a la vivienda cedida provisoriamente por Cañada.

Esta mañana, el presidente del Club Ministerio, Mario Wilghenoff, sostuvo que «nos pone muy felices el hecho de que Lisandro se haya recuperando, aunque debe continuar con el tratamiento» y agradeció especialmente «a todos los vecinos que se acercaron a entregar sus donaciones».

También mencionó el aporte de la Escuela N° 49 de Quequén, el Club Boca Juniors, las instituciones deportivas y el trabajo generoso del reconocido fotógrafo Juan Carlos Dray. Con respecto a Fernando Cañada aseguró que «más que una casa dio su corazón».

«La casa fue acondicionada en los últimos días y quedó muy bonita. Daiana escogerá las cosas que necesita entre las múltiples donaciones y como sobrarán muchos elementos podremos ayudar a otras familias», dijo Wilghenoff en declaraciones formuladas en el programa «Voces de la ciudad», que se emite por Radio Puente 104.3 FM.

FOTO: Estefanía Dray

Comentarios

comentario/s