Llarias: “El peronismo tiene que volver a sus bases, no viciado por el kirchnerismo”

Así lo enfatizó un veterano del PJ local como el “Turco” Héctor Llarías, quien tras un nuevo aniversario por el fallecimiento de Juan Domingo Perón brindó varias reflexiones, anécdotas y fue muy duro con el presidente Alberto Fernández.

En el aire de “Voces de la Ciudad”, Llarías le contó al periodista Jorge Gómez que escribió un libro que está por imprimir y de allí reveló algunas anécdotas: “Es la historia de Perón vista de una óptica diferente, y releyendo el último capítulo vi que Perón no quería volver al país, tenía 80 años, estaba enfermo y grande, fumaba muchísimo, pero vino al país porque Cámpora fracasó… el quería ser embajador en Europa, pero había escasez de dirigentes como ahora y muchas peleas internas, así que vino porque no le quedaba otra”.

Contó también Llarías que leyó más de 30 libros sobre Perón y afirmó que “López Rega (José) tuvo mucho que ver en la muerte de Perón… aunque parezca mentira. De hecho, Crónica en 1977 publicó un artículo diciendo que era una muerte inducida la de Perón… López Rega se quería quedar con el poder. Con Isabel (Martínez de Perón) y los secuaces no querían el bien de Perón, sino quedarse con el país”.

Muestra de ello es que “por ejemplo, Eladio Vázquez, un médico, brujo nefasto que quería imponer López Rega, le daba medicamentos no convencionales y le escondían los remedios a Perón”, reveló, y acto seguido contó una anécdota del mismo día del fallecimiento, el lunes 1º de julio de 1974.

“El último día de Perón, se levantó muy bien, durmió una hora más… estaba muy mal, pero se levantó muy lúcido ese día, y estando sentado en un sillón en Olivos llamó a su ministro de Asuntos Jurídicos y le preguntó delante de López Rega e Isabel: “yo quiero que a mi muerte me suceda Balbín (Ricardo, referente de la Unión Cívica Radical), ¿cómo se puede hacer?”. Pero era imposible jurídicamente…López Rega gritaba y no quería saber nada, entonces Perón la miró a Isabel y le dijo: “Cada cosa que hagas, consultá con Balbín” … pero no le dieron ni pelota”.

En cuanto al día de la muerte de Perón, Llarías relató que “estaba en La Plata cuando falleció, un lunes al mediodía, y recién lo pude ver el jueves… fue una cosa tan triste, había cuadras de cola, llovía, y cuando llegamos había un colimba en la puerta nos dijo: “Véanlo a Perón y váyanse porque se va a armar un despelote bárbaro porque ya cerramos”.

Reveló también que en la escena final de la muerte de Perón, éste en su lecho de muerte le decía al médico que estaba tratando de reanimarlo “no sigas hijo, ya está”, y cuando le iban a dar oxígeno dijo que no, que lo apantallaran”.

Finalmente, Llarías cerró su experiencia con fuertes declaraciones contra la conducción nacional actual: “Hoy creo que no hay partido justicialista, no existe… hay peronistas, como tampoco existe el partido radical. La política partidaria se ha hecho como una casta… creo que tiene que volver a sus bases un Partido Justicialista sano, no viciado por el kirchnerismo, que está lejos del peronismo”.

Añadió que “verlo a Alberto Fernández como presidente me da vergüenza… él se sentía humillado por Cristina (Fernández de Kirchner) y ahora esto demuestra que no tiene personalidad… para mí se tiene que atender, está loco, no lo bancan ni los kirchneristas. A Cristina no la quiero, pero es una tipa muy capaz… y siento la ausencia de Néstor (Kirchner)… este país hubiera sido distinto con la presencia del Flaco”.