Tres de los cuatro imputados de ser los autores materiales del violento robo y posterior muerte del empresario Guillermo Depierro, reconocieron que estuvieron en la casa pero que no maltrataron al matrimonio.

Al hacer uso del derecho a la última palabra, tras los alegatos de las partes, Carlos Benigno Luna sostuvo «estoy acusado por algo que no cometí (refiriéndose al homicidio de Depierro)» y reconoció que «estuve en esa casa pero a la gente no se la maltrató».

Agregó que «el hombre (por Depierro) nos dio la llave para salir, es decir que cuando nos fuimos estaba vivo» y añadió que «cuando ingresamos a la casa no había nadie y no fuimos con intenciones de matar a nadie y no llevamos armas».

En tanto, Ezequiel Saravia pidió disculpas a familia de Depierro y a la suya y negó que le hayan pegado al matrimonio. También aseguró que «no fuimos a matar».

A su turno, Alan Maldonado también pidió perdón a los Depierro, negó que le hayan pegado al matrimonio y manifestó que su primo Marcos Ibauza «no tuvo nada que ver en el hecho».

Finalmente, Ibauza dijo que «no estuve en la casa» y que esa noche estaba cenando en la casa de su hermana. «No tengo nada que ver con lo que pasó y lamento mucho la muerte del Sr. Depierro», señaló.

Familiares de Marcos Ibauza en la puerta de la Municipalidad de Necochea

FOTOS: Estefanía Dray

 

Comentarios

comentario/s