Los trabajadores municipales iniciarían un nuevo paro de actividades con posibles movilizaciones a partir del próximo sábado, en caso de que este viernes no tengan depositados los haberes de noviembre pasado, algo que en la práctica sería poco factible habida cuenta de que el Departamento Ejecutivo aún no terminó de abonar los sueldos de octubre.

Así se determinó durante una asamblea de delegados del Sindicato de Trabajadores Municipales de Necochea, donde se puso de manifiesto el fuerte malestar de los empleados que desde hace meses vienen cobrando sus salarios en cuotas y fuera de término, lo que consecuentemente les genera perjuicios a la hora de afrontar sus obligaciones mensuales.

Pese a esa información, trascendió que no correría la realización de la sesión preparatoria del Concejo Deliberante, prevista para el próximo lunes a las 18, en la que prestarán juramento los diez nuevo ediles y se producirá la asunción del intendente electo Arturo Rojas, porque los empleados del cuerpo habrían manifestado su predisposición a cumplir sus funciones para que la misma se lleve adelante.

En el gremio de los municipales hay un fuerte descontento no sólo porque los trabajadores viven con una incertidumbre continúa en cuanto al cobro de los salarios, sino porque la Municipalidad también adeuda horas extras desde el mes de julio pasado y el “arancelamiento hospitalario” desde septiembre.

Asimismo, lo que más ha molestado a los trabajadores es el no pago de las retenciones que se les hacen en concepto de cuotas alimentarias, créditos, cuotas sindicales y litigios judiciales, entre otros conceptos, lo cual constituye una falta grave por parte del Departamento Ejecutivo.

Comentarios

comentario/s