El jefe de Estado quería entregar la banda y el bastón en la Casa Rosada, pero finalmente cedió ante el pedido del presidente electo de recibir los atributos de poder en la Asamblea Legislativa.

Tras algunas reuniones que mantuvieron el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y Santiago Cafiero, quien sería su sucesor en el cargo cuando asuma Alberto Fernández, se acordó que el presidente Mauricio Macri realice el acto de entrega de mando al nuevo mandatario electo en la Asamblea Legislativa, como sucedió con Néstor y Cristina Fernández de Kirchner.

Según consigna Clarín, en la Casa Rosada justificaron los encuentros al señalar que «son los dos que manejan la transición». Y aseguraron que tanto Peña como Cafiero coincidieron en mostrarse «muy conformes por el clima de paz y tranquilidad que se está llevando en la transición».

«Vamos a hacer lo que ellos quieran. Ellos quieren que sea allá (por el Congreso), así que nosotros iremos sin ningún problema»., sostuvieron desde el entorno del presidente.

Ese 10 de diciembre será una jornada histórica para Mauricio Macri, que entregará el poder en tiempo y forma. Y también será un día histórico para Alberto Fernández, que asumirá como Presidente, circunstancia que hasta hace pocos meses nadie imaginaba.

Comentarios

comentario/s