El joven empresario se refirió al presente comercial de la tradicional panadería que reciénteme inauguró su local en el balneario Sahara, a su vez expresó su visión de la realidad local de nuestra ciudad. Lo hizo en nota con el programa Voces de la Ciudad que se emite por LVQ Radio 99.9 Mhz en FM que conduce el periodista Jorge Gómez.

«El año (2018) fue difícil, hay sectores a los que les ha costado más. Lo más difícil fue que al subir el costo del combustible, nosotros no se lo podemos trasladar al cliente. Obviamente por ahí se elige perder pero no se puede cambiar los precios todo el tiempo. Lo que ha pasado mucho es que, por ejemplo la gente que compraba $20 de pan, sube el kilo de pan y la gente sigue comprando $20, o en lugar de una docena de facturas compran 10».

En cuanto al inicio de la actividad del nuevo local, expresó «Inauguramos el 8 de diciembre en el balneario Sahara, nos pusieron todas las comodidades. Lo que nosotros ofrecemos ahí es sandwichería, ensaladas, y tenemos medialunas calientes a toda hora que es el producto característico nuestro. Cuando empezamos a instalar el negocio en Sahara lo que nos interesaba es que la mayoría de los que alquilan en el balneario son necochenses. Siempre los clientes nos pidieron que estemos en la playa».

Respecto de su mirada de la ciudad, Díaz señaló «Estamos siempre por arrancar, la esperanza está en que los que nos gobiernan acierten con algunas decisiones, siempre hay cosas para mejorar, pero trabajando se puede salir adelante. Si a mí los proveedores me aumentan, la manera mía de ayudar al público es no subir el precio cada vez, muchas veces hay que saber perder».

En cuanto a la panadería Deleite de cara al futuro, indicó «La idea de la empresa es ir industrializando, de hecho a partir de agosto adquirimos una máquina que envasa al vacío y estamos con una línea de galletitas «Don Lucio», en honor a mi abuelo que fue el primer panadero, y alfajores que ya se pueden encontrar en almacenes y kioscos de la ciudad y la zona. Lo que nosotros creemos y apuntamos es a industrializar. Tenemos alrededor de 35 empleados».

Por último, referido a los jóvenes como él, apuntó «Siempre me hizo ruido el tema de la universidad acá, siento que es una oportunidad que perdemos, los chicos se van a estudiar a otro lado y se quedan, y es un conocimiento que deberíamos aprovechar en la ciudad, hay un público de 18 a 25 años, que se va en marzo y que es el que le daría vida a la ciudad. Es toda plata que se va y que quedaría acá».

 

Comentarios

comentario/s