“Nunca busqué un beneficio”: Marcos Fernández deja su lugar en Identidad Vecinal

El referente de la institución quequenense le pasó la posta a Oscar Olave, a quien definió como “un ejemplo a seguir” y “una persona maravillosa”. Luego de combatir algunos problemas de salud, aseguró que le será posible alejarse del todo de esta actividad, pero que buscará priorizar su vida personal.

Luego de dejar su lugar como máximo referente de Identidad Vecinal, puesto en el que lo reemplaza Oscar Olave desde hace algunas semanas, Marcos Fernández visitó el piso de Voces de la Ciudad para hablar de su futuro personal y también acerca de la realidad que atraviesa la institución solidaria que ha hecho un gran trabajo a lo largo de estos tiempos de pandemia para asistir a familias que atraviesan alguna situación de vulnerabilidad.

“Fueron cuatro años maravillosos, en los que no me arrepiento de nada”, señaló el joven en una entrevista brindada a Jorge Gómez, conductor del ciclo radial que se emite por la FM Vinilo 103.5 MHz.

Sobre su alejamiento, “no es nada fácil estar al frente de esta inmensa institución, que es un lugar donde las donaciones nos dan un respiro para ayudar a alguien más, pero, después, todos los días es un problema distinto o una situación muy triste. Y, a quienes los tomamos de una manera personal, porque conocemos la necesidad y el dolor de cerca, cuando vos le fallás a una familia te termina afectando”.

Con un comedor y sede en la Avenida Almirante Brown y calle 542, y distintas acciones desinteresadas a los largo y ancho de la ciudad, “Identidad Vecinal logró instalarse en el gran corazón de Quequén y, también, hacer muchísimas cosas con la ayuda de todos los medios y de la gente”, manifestó orgulloso “Marquitos”.

Anticipándose a lo que vendrá, el solidario emprendedor recordó que, luego de una década haciendo este tipo de trabajo social, “no es que voy a dejar, porque no puedo. Pero alejarme de Identidad es sacarme un poquito ese peso”, sobre todo teniendo en cuenta que “va a estar en muy buenas manos, porque Oscar (Olave) es un ejemplo a seguir, una persona maravillosa que me siento orgulloso que me hayan dado la posibilidad de haber podido elegirlo para que ocupe mi lugar”.

Luego de sufrir una arritmia y combatir el embate de algunos detractores es que Fernández tomó esta decisión, con el objetivo de “empezar a rehacer” su vida, aunque con el compromiso de seguir “como un compañero más” en la institución. “Yo jamás viví de ayudar a la gente, nunca busqué un beneficio con esto”, aseguró; destacando que, “a pesar de que hemos tenido muchísima ayuda, los recursos no alcanzan y se nos complica poder seguir ayudado”.

Además de estos años de pandemia, que recrudecieron la realidad de muchas familias, Marcos señaló que una de las problemáticas que más afecta a los quequenenses es la falta de trabajo. “La gente necesita de una fuente laboral”, remarcó, despidiéndose del programa e invitando a toda la comunidad a seguir ayudando.