Sólo falta que la Justicia libere los oficios a las entidades bancarias donde la Municipalidad tiene sus cuentas para hacer efectiva la medida

El doctor Julio Romero, abogado patrocinante de la empresa Relisa, concesionaria del servicio de recolección de residuos, confirmó que “el Juzgado Contencioso Administrativo Nº 1 dispuso el embargo de 65.789.429,43 pesos de las cuentas bancarias no afectadas de la Municipalidad de Necochea” que no cumplió con los pagos de un acuerdo firmado el año pasado por una vieja deuda.

Recordó que “la empresa y el municipio están en conflicto desde el año 2016, pero en noviembre del año pasado, luego de arduas negociaciones, se firmó un convenio que consolidó el pasivo de la comuna a través del cual se establecía un plan de pago en 27 cuotas, de las cuales la Municipalidad no pagó ninguna”.

En diálogo con el periodista Jorge Gómez, en el programa “Voces de la ciudad”, que se emite por LVQ 99.9, el letrado explicó que “ese atraso dio lugar a la ejecución del acuerdo, a través de la cual salió esta orden de embargo” que data del 28 de agosto pasado.

“Como la Municipalidad no apeló, el embargo quedó firme y ahora hemos presentado los oficios para que el juez los firme y los traslade a las entidades bancarias donde el municipio tiene cuentas” para que se haga efectiva la medida, subrayó.

Al pedírsele una fecha estimativa sobre el momento en que se concretaría el embargo, Romero advirtió que “de manera extraoficial nos hemos enterado de que la Municipalidad pidió una audiencia que el juez podría otorgar o no”.

No obstante, recordó que hay otras dos demandas de Relisa contra el municipio. “Una tiene que ver con los intereses que se han generado, porque la comuna hace los pagos con cheques diferidos y se ha acumulado una deuda que es de aproximadamente 50 millones de pesos y la otra –por una cifra similar- está relacionada con la readecuación del precio del servicio que ha quedado atrasado en el orden del 43 por ciento”.

“La empresa ha tenido buena voluntad y pese a que el municipio le adeuda alrededor de 230 millones de pesos más costas, siempre ha prestado el servicio con normalidad”, puntualizó el abogado de Relisa SA.

Por último, destacó que “la situación económica de la empresa es delicada” y destacó “la colaboración del personal que viene cobrando los sueldos como se puede porque el concesionario recibe cheques diferidos que no se pueden cambiar inmediatamente en las entidades financieras y hay que recurrir al circuito privado”.

 

Comentarios

comentario/s