Más allá de que durante el último fin de semana fue intenso el movimiento en Bahía de los Vientos, como consecuencia de las buenas condiciones meteorológicas, los vecinos del barrio vieron alterada la tranquilidad del lugar por una sucesión de hechos delictivos, que se vienen registrando con mayor frecuencia desde hace aproximadamente un mes.

Hubo robos en casas que no están habitadas, ingresos de delincuentes en otras viviendas con genta adentro, ruptura de vidrios y otros daños como manera de forzar el ingreso a inmuebles privados con intenciones delictivas.

Vale decir que los vecinos se mantienen conectados mediante un chat dedicado a temas de seguridad, por el cual se alertan cuando ven movimientos de gente que no es de la zona u observan algo extraño. Durante las últimas noches, los mensajes no cesaron y hubo presencia de numerosos móviles policiales por llamados al 911 y a la Comisaría Segunda.

UNA SUCESION DE HECHOS

Durante la semana pasada se dispararon varias alarmas y hasta se escucharon disparos de armas de fuego, alterando totalmente la tranquilidad de los vecinos. «Hubo un tiempo en el que el barrio estaba muy seguro, pero se registró un cambio importante para mal desde hace cerca de un mes», expresaron a este medio.

Uno de los casos ocurrió cuando los residentes de una vivienda salieron a hacer compras, “cinco minutos”,  según dijeron, tiempo que alcanzó para que los delincuentes entraran luego de cortar un alambre y romper una ventana para llevarse un celular y otras pertenencias.

En otro hecho, los malvivientes abrieron una ventana al ver una tablet, la tomaron y luego intentaron forzar el picaporte, pero como estaba la dueña de la casa, huyeron. A otra vecina sólo le rompieron los vidrios, mientras que esa misma noche varios vecinos escucharon piedrazos y en una de las casas forzaron una ventana pero no entraron al ver gente adentro.

Fueron varios los robos o intentos de robo que se sucedieron en estos días. Otro sucedió cuando tres personas estaban en el quincho e ingresaron a la casa llevándose una cartera y otras cosas.

La búsqueda de los delincuentes se orientó hacia los senderos que salen de 508 y 559 hacia médanos y arbustos, donde de noche pueden esconderse pero la búsqueda es complicada peligrosa por la oscuridad y lo agreste de la zona. Algunas de los objetos robados aparecen tirados en este sector, porque los descartan en el camino, ya sea porque no les sirven o escapan sin ellos y vuelven luego a buscarlos.

Los vecinos están pidiendo una mayor presencia de las fuerzas policiales, a los fines de prevenir estos hechos y atrapar a aquellos que logran su cometido. Es más, están convencidos de que los delincuentes realizan una tarea de inteligencia para luego decidir en qué casas ingresar.

Información proporcionada por Alexia Barchigia

Comentarios

comentario/s